Mientras publicamos esto, se han llevado a cabo paros en escuelas de todo el país en solidaridad con los estudiantes de Parkland, Florida. Cientos de estudiantes de preparatoria salieron, marcharon y se congregaron en Florida, Maryland, Arizona, Illinois, Kentucky y Minnesota con muchos más preparativos para las próximas semanas.

El miércoles pasado, diecisiete jóvenes fueron asesinados a tiros y muchos más resultaron heridos en la Escuela Secundaria Marjory Stoneman Douglas de Parkland, Florida, en un caso más de una sucesión aparentemente interminable de tiroteos masivos en escuelas.

En los últimos días, los supervivientes se han enfrentado a la industria armamentista y a los políticos que controlan y han dado oportunidad para permitir asesinatos en masa. Son cinco años y 239 tiroteos escolares después de la masacre de Sandy Hook - años durante los cuales los políticos contratados y controlados por los empresarios de las armas han llamado repetidamente a hacer "pensamientos y oraciones" para silenciar cualquier discusión seria sobre cómo hacer frente a la locura de una sociedad inundada de armas, incluyendo armas automáticas destinadas al campo de batalla. Ahora la presa ha sido rota por un grupo de estudiantes de bachillerato enérgicos y furiosos.

Las protestas se extienden a nivel nacional

Inspiradas por los estudiantes de Florida, se han llevado a cabo múltiples manifestaciones en todo el país, incluyendo en la sede de la organización central de la Asociación Nacional del Rifle (NRA, Nacional del Rifle (ANR, National Rifle Association)), el grupo de presión de los fabricantes de armas.

Una marcha en Chicago, convocada con pocos días de anticipación, reunió a unas 3.000 personas, principalmente mujeres, el domingo 18 de febrero. Los llamados de la plataforma contra los políticos apoyados por la ANR, para de “no votarlos” fueron reemplazadas en las calles por "Echarlos". Esto es indicativo de un estado de ánimo en la sociedad que no quiere esperar a las elecciones de noviembre. La protagonista es la juventud. Los actuales estudiantes de bachillerato tenían 10, 11 ó 12 años cuando la masacre de Sandy Hook ocurrió en diciembre de 2012, ahora han crecido practicando ejercicios para salvarse en los tiroteos y esos ejercicios trágicamente no los salvaron.

Se han planeado más protestas - el miércoles 21 de febrero, los estudiantes en las escuelas del condado de Broward llevaron a cabo una protesta durante el almuerzo; el 14 de marzo la organización nacional de la Marcha de las Mujeres ha hecho un llamado para una huelga nacional coordinada de estudiantes y maestros en las escuelas de toda la nación. También se están preparando planes para un día nacional de acción el 20 de abril, aniversario de la masacre en Columbine, así como para una marcha en Washington DC el 24 de marzo.

Los sindicatos que representan a los maestros y otros empleados de las escuelas deben apoyar estos llamamientos, movilizar a sus miembros para que actúen junto con los estudiantes, incluyendo acciones de huelga cuando sea posible. Las movilizaciones deben escalar en torno a demandas concretas, incluyendo la prohibición de armas semiautomáticas y otras medidas básicas de seguridad con armas de fuego; la financiación completa para todos los servicios escolares de ayuda a los estudiantes en situaciones de crisis y la desmilitarización de nuestras comunidades.

Violencia Armada

Los tiroteos escolares son el aspecto más horroroso de los niveles epidémicos de violencia con armas de fuego en los Estados Unidos, que es mucho más alto que en cualquier otra sociedad “rica”. Hay muchas razones para la escala de violencia, pero todas apuntan a la historia salvaje del capitalismo estadounidense y la brutal alienación y desigualdad que engendra hoy. En los últimos 40 años de políticas neoliberales se han producido ataques implacables contra los logros históricos de los trabajadores, las mujeres y los negros. Estos ataques se han llevado a cabo bajo las administraciones republicana y demócrata. Con el profundo debilitamiento del movimiento obrero y el aumento masivo de la desigualdad, ha habido una pérdida de las tradiciones de acción colectiva y solidaridad que son vitales para hacer retroceder a las fuerzas oscuras que rompen nuestro tejido social.

Si bien reconocemos que hay muchas razones legítimas por las que la gente quiere poseer un arma en esta sociedad, incluida la protección personal, en Alternativa Socialista (Socialist Alternative, SA) también hemos planteado directamente la cuestión de si la situación actual ocurre en interés de los trabajadores. La historia de los tiroteos en masa es suficiente para demostrar que la prevalencia de las armas de fuego en la sociedad estadounidense no es algo positivo para la gran mayoría de la gente.

Pero también rechazamos la idea de que sólo se puede confiar en las armas del Estado. La historia de las intervenciones policiales y militares es una historia de ataques a sindicatos y organizaciones de derechos civiles; de espionaje, de provocaciones y, como hemos visto en demasiados casos, de la capacidad de la policía para disparar a sospechosos desarmados, en particular a personas de color, sin consecuencias. La policía ha atacado protestas políticas pacíficas como la de “Ocupa Wal Street” y manifestaciones contra las políticas de las grandes compañías, y de antidemocrática infiltración de agentes policiales y provocadores.

Cuando las comunidades han estallado en cólera contra la brutalidad policial, como en Ferguson y Baltimore, se ha desplegado equipo militar que, al igual que las armas de asalto, se desarrollaron para su uso en una guerra -salvo que, como han señalado las tropas que regresan de Irak y Afganistán, en una guerra hay reglas de combate más claras. Tanto las manifestaciones plenamente pacíficas como las que han destruido algunas propiedades han sido atacadas, golpeadas, gaseadas con gas pimienta y los participantes perseguidos utilizando medidas legales y legislativas contra el derecho a la protesta.

Pero el enorme número de armas de tipo militar disponibles en Estados Unidos representa un peligro claro y presente para la clase obrera y la juventud. La mayoría de los jóvenes y trabajadores están de acuerdo en que necesitamos límites razonables sobre el tipo de armas de fuego disponibles, y también restricciones sobre la capacidad de las personas con un historial de violencia y amenazas de violencia para tener acceso a ellas.

Los socialistas apoyamos algunas limitaciones en el acceso a las armas, y los tipos de armas que están disponibles, como medida de salud pública. Sin embargo, es evidente que las medidas de control de armas no resolverán los problemas de pobreza, desigualdad y alienación que subyacen a la violencia armada. Y las medidas actuales para reducir drásticamente las armas requerirían una intervención policial masiva de un tipo que pocos apoyarían.

El papel de la ANR

Es muy importante ver que este movimiento emergente de estudiantes y profesores no sólo exige restricciones sobre el tipo y la disponibilidad de armas de fuego. También está muy claramente dirigido contra el lobby de las armas de fuego, concretamente la NRA, los fabricantes de armas y los políticos de derechas a los que apoyan. Algunos de los ataques más agudos se han dirigido contra el presidente Trump. Se trata de un presidente que fue apoyado con entusiasmo por la ANR y está claramente dispuesto a fomentar el fanatismo que fomenta la violencia; todo el tono de esta administración da justificaciones para la violencia y en sus reuniones de campaña él alentó la violencia contra cualquiera que lo haya censurado.

La NRA es un grupo de presión empresarial multimillonario para una industria que, al igual que otras industrias contaminantes y peligrosas como el tabaco, el amianto (amianto), el petróleo, el carbón, el gas y los agroquímicos, busca bloquear la legislación y evitar la investigación de medidas que podrían proteger a los seres humanos y su medio ambiente de sus productos para proteger sus beneficios. No aceptamos que la NRA existe para proteger los derechos de las armas. De hecho, tiene una historia bien documentada de defender despiadadamente el control de armas como parte de la represión del movimiento de liberación negra.

Como señalamos en nuestra declaración anterior sobre la cuestión del control de armas, la ANR, que afirma tener más de cuatro millones de miembros, "también está impulsada por una ideología de derechas mezcla de autoritarismo e hipócrita negación del estado que promueve una versión particularmente reaccionaria del individualismo". Actualmente se utiliza en interés de la industria de las armas de fuego y para movilizarse por los "derechos de las armas de fuego" como uno de los varios temas que proporcionan cobertura a la derecha de la América corporativa para continuar su agenda antiobrera (junto con la oposición al aborto, la inmigración, etc.). Pero debemos tener claro que mientras la NRA y sus partidarios promueven actualmente la idea de ciudadanos individualmente armados y no las milicias, en otra etapa una parte significativa de su base fuertemente armada podría convertirse en una fuerza abiertamente contrarrevolucionaria para aterrorizar a activistas izquierdistas, obreros en lucha, gente de color, inmigrantes y LGBT como una fuerza auxiliar al estado capitalista ".

Una de las respuestas estándar de la NRA a masacres como las de Las Vegas o las de la Primera Iglesia Bautista en Sutherland, Texas o los tiroteos escolares, es decir que la respuesta a los "malos" con armas de fuego es armar a los "buenos" hasta los dientes. En una sociedad en la que la idea de solidaridad colectiva se ha visto tan gravemente socavada y en la que los individuos se sienten indefensos, lamentablemente esto tiene un efecto. En Florida, ahora hay una discusión seria sobre armar a los maestros en el salón de clases. Rechazamos este enfoque, que sólo tiende a empeorar el clima de miedo y violencia.

Un programa más amplio

Los estudiantes están señalando correctamente a Trump y a la NRA y diciendo: "si no puedes arreglar esto, deberías quitarte del camino". Señalan correctamente la influencia corruptora del dinero de las corporaciones. Pero ésto se aplica no sólo a los republicanos sino también a los demócratas. Naturalmente, los demócratas y sus aliados intentarán convertir estos acontecimientos en un argumento más de que la cuestión clave es votar por ellos en noviembre. Pero debemos insistir en que la única forma de derrotar a Trump y la derecha es construir un movimiento de masas basado en un programa que responda a las necesidades de la gente común. La revuelta de los jóvenes contra la violencia y la corrupción política puede ser la chispa para reavivar el movimiento.

Las organizaciones de Women's March Youth EMPOWER, quienes lanzaron el 14 de marzo un llamado para que estudiantes y maestros abandonaran la escuela durante 17 minutos, dijo en una declaración: "El Congreso debe tomar medidas significativas para mantenernos a salvo y aprobar una legislación federal de reforma de armas que aborde la crisis de salud pública de la violencia armada". Esta es una buena formulación que apunta más allá del simple control de armas: está señalando la necesidad de contar con muchos más recursos en las escuelas para tratar a las personas con diversos problemas.

Cada vez hay más documentación sobre los fracasos de los servicios sociales y los sistemas de salud mental para darle al acusado que disparó, Nikolas Cruz, la ayuda que necesitaba mientras crecía; él fue diagnosticado con retraso en su desarrollo a la edad de cuatro años y fue identificado muchas veces por la escuela y las agencias estatales de bienestar infantil como alguien que necesitaba esta ayuda. Esto va al meollo de la cuestión de Estados Unidos como una sociedad disfuncional, alienada e indiferente, cuyos jefes corporativos impulsan una ideología de "cada uno por su cuenta" para cubrir su agenda de ganancias a cualquier costo.

Los jóvenes y sus padres tienen el derecho de exigir que puedan ir a la escuela todos los días, a salvo del horror que ha causado Parkland. Los jóvenes soñadores (dreamers, hijos de migrantes ilegales con un estatus legal diferente) tienen derecho a estar a salvo de la deportación; las mujeres jóvenes tienen derecho a estar a salvo de la agresión sexual; los jóvenes negros tienen derecho a estar a salvo de la brutalidad policial. A través de la lucha colectiva y masiva podemos derribar el régimen de Trump y ganar reformas reales. Pero necesitaremos ir más allá y arrancar de raíz el sistema capitalista que sigue engendrando horror sobre horror.

Un programa socialista para la seguridad en las escuelas incluiría lo siguiente:

● Construir, expandir y escalar el movimiento incluyendo paros masivos, protestas, ocupaciones y huelgas.
● Estamos a favor de la prohibición existente sobre las armas completamente automáticas en virtud de la Ley Nacional de Armas de Fuego de 1934, y que se amplíe a las armas de tipo militar semiautomático como el AR-15 que se utilizaron en Columbine, Sandy Hook, San Bernadino, Las Vegas, Parkland y muchos otros tiroteos en masa. (Estas armas fueron prohibidas en 1994, pero sólo durante diez años, después de los cuales el Congreso permitió que la prohibición dejara de tener efecto).
● Por la restauración de la prohibición de mejoras caseras o particulares u otras modificaciones que mejoren el rendimiento de las armas. (Por ejemplo, convertirlas de semiautomática a automáticas.)
● Un chequeo de antecedentes y período de espera para todas las ventas de armas de fuego, cerrando la laguna de exhibición de armas. Sin embargo, las denegaciones de chequeo de antecedentes tienen que ser por una buena causa (por ejemplo, un historial de violencia doméstica) y estar sujetas a una rendición de cuentas democrática y apelación. Prohibir que alguien con una convicción compre un arma en la práctica significa excluir a un sector significativo de la clase obrera negra. Por lo menos, debería haber un proceso de apelación incorporado en las verificaciones de antecedentes.
● La desmilitarización de la policía y las escuelas públicas. Las escuelas deben tener comités democráticamente elegidos para garantizar la seguridad y el bienestar de todos los empleados, estudiantes y padres. Estos comités deben poder supervisar y controlar todas las medidas relacionadas con la salud y la seguridad, incluyendo la financiación total, el seguimiento en torno al trabajo social y los servicios de consejería y el poder de decidir qué medidas físicas son necesarias para proteger tanto a los estudiantes como al personal.
● Fuera la NRA y la ROTC de nuestras escuelas; Nikolas Cruz fue entrenado para disparar en un programa financiado con una subvención de $10,000 de la NRA. La NRA es una organización de cabildeo para la industria armamentista y no se puede confiar en los programas de "seguridad de armas". Al igual que con el ROTC, estos programas se utilizan para abogar por un conjunto de ideas falsas (por ejemplo, el ROTC entrena a los niños a creer que "América nunca perdió una guerra") que no debe ser parte de la educación pública. Los programas que enseñan la seguridad de las armas de fuego o la puntería deben estar bajo el control democrático de las juntas elegidas de las escuelas públicas u otras formas de control comunitario o sindical.
● Financiación completa para programas de servicios sociales en las escuelas, incluyendo consejeros entrenados y psicólogos escolares. Al igual que el arte, la música y las bibliotecas, no son un lujo, sino que forman parte de un sistema educativo centrado en las necesidades de los seres humanos.
● Un programa masivo de empleos, un salario mínimo federal de $15 por hora y otras medidas contra la pobreza, y un sistema de salud socializado que priorice la atención de salud mental serían pasos enormes para crear una sociedad más sana y menos violenta. Abogamos por todas las medidas que reduzcan el nivel de desigualdad en la sociedad y que desmantelen el racismo institucional, pero subrayamos que sólo arrancando de raíz el capitalismo podemos crear una sociedad justa e igualitaria.


banner revolucion rusa

Teoria Marxista

enlaceClasicos