Exigimos garantías de seguridad

Ante la incapacidad del gobierno para responder al terremoto, los jóvenes nos hemos volcado con todo nuestro entusiasmo y fuerza al rescate y apoyo en las zonas devastadas.

Hemos sido miles que con nuestros propios recursos hemos comprado equipo, elaborado comida y nos hemos transportado hasta donde sea necesario con el fin de ayudar. Brigadas de estudiantes de todos los centros de estudio, de todos los niveles, de escuelas públicas y privadas, así como jóvenes trabajadores hemos inundado las calles demostrando gran solidaridad.

Desafortunadamente las escuelas ya están mandando la directriz de entrada del personal académico, trabajadores y alumnos cuando aún no hay dictámenes de seguridad confiables y vigilados que certifiquen que los inmuebles ya pueden ser utilizados o que se han iniciado las labores de remozamiento, reconstrucción y reparación de las estructuras dañadas.

Desde el Sindicato de Estudiantes proponemos la conformación de comités de vigilancia integrados por trabajadores, académicos, estudiantes y padres de familia que dictaminen el estado de la instalaciones dando información confiable sobre el estado de los planteles y sus afectaciones y en los casos donde haya daños, que no se utilicen hasta que se garanticen condiciones plenas de seguridad para reanudar labores.

Hagamos que la Universidad siga funcionando como un centro de organización, apoyo y acopio en estos momentos que la sociedad la necesita, ya que aún no llega la ayuda a los lugares más alejados que han marginado el gobierno y los medios. Este potencial tan grande y tan fuerte se puede utilizar de la manera más organizada para las labores de rescate. Exigimos que no se nos relegue, arguyendo que estorbamos y que entorpecemos las labores de rescate, para ello exigimos el control y toma de los medios de comunicación para dar información verídica y pronta de donde se necesita nuestro apoyo, permitiendo colaborar de manera efectiva para concluir más pronto,  el tiempo es muy importarte.

Los estudiantes de esta casa de estudios hemos demostrado que nuestra educación y los conocimientos los ponemos al servicio del pueblo a pesar de que las autoridades quieren contrarrestar esta situación; una, tratando de que regresemos a clases para olvidarnos de ayudar a los damnificados, y dos, generando trámites burocráticos innecesarios al momento de recoger acopios para llevarlos a los lugares donde más se necesitan, tratando de generar desánimo entre los estudiantes.

En estos acontecimientos y en otros la juventud ha demostrado su gran capacidad de organización, y sus ganas de luchar por una sociedad mejor. Sin duda los jóvenes somos un sector muy dinámico y por lo tanto muy capaz de transformar las cosas. Debemos mantener ese nivel de organización porque después del salvamento de personas, continua la lucha por el rescate de nuestro país de esos miserables políticos y empresarios que se han encargado de destruirlo.

Llamamos a todos los estudiantes a parar este lunes las clases y los días que sean necesarios, para seguir apoyando en las labores que el pueblo necesita, nadie a las aulas, todos a la calle. No queremos normalidad, queremos soluciones a las necesidades urgentes, y para que éstas se lleven a cabo tenemos que mantener la presencia en las zonas devastadas.

No a la vuelta a la “normalidad”

Unidos y organizados...venceremos

Ayudanos a difundir y a organizar la resistencia, volante en PDF aqui