Con los daños sufridos este 19 de septiembre en México a causa del sismo muchas zonas del país tuvieron grandes afectaciones de pérdidas tanto materiales como humanas, ante esto la respuesta de la población en las zonas afectadas fue de solidaridad total, ya que inmediatamente comenzaron a organizarse vecinos, amigos y familias para enfrentar los estragos del sismo.

Sin duda el pueblo mexicano tiene grandes tradiciones, miles de personas inmediatamente respondieron empáticamente a los llamados a la solidaridad. Sin embargo, cuando llegaron las manos de ‘ayuda’ del gobierno, más de seis horas tarde en promedio, fue deficiente y está limitando la participación de las familias que se organizan para salvarse a sí mismas y lo único que hacen es llegar a los lugares afectados a dar la pinta de héroes. La denuncia hecha por el grupo de los Topos al respecto de la contención planteada por el gobierno es una muestra clara de esta situación.

Como era de esperarse, el gobierno del Peña Nieto utilizó esta desgracia para legitimarse, pues su gobierno no sólo esta desacreditado y es impopular, sino que ha sido caracterizado por los innumerables feminicidios, desempleos, empleos mal pagados y de mala calidad, el caso de Ayotzinapa, el interminable narcotráfico y todas las aberraciones que siguen sin solución. Pero lejos de conseguir su objetivo de montarse en el desastre y usarlo de trampolín político, ahora ha salido a la luz la mentira escandalosa de la inexistente niña Frida Sofía, haciendo un total ridícula junto con su artífice Televisa.

En el contexto de la tragedia del Colegio Enrique Rébsamen, donde hasta ahora van 22 niños muertos y 5 adultos, han creado expectativa sobre una niña inexistente. Aunque ahora las televisoras, en especial Televisa, y el gobierno de Peña Nieto se desentienden por su parte de tan escandaloso fraude, es evidente que actuaron de forma coordinada para sacar provecho de esta situación. Sus lágrimas de cocodrilo no nos engañan, no es la primera ni será la última vez que manipulan descaradamente la información, sin importarles las consecuencias y el sentimiento de indignación ante esta situación.

La presencia y “colaboración” de Aurelio Nuño por varios días en este lugar, la especial contención de las fuerzas por mantener alejada a la comunidad y la insistencia de Televisa sobre el papel de Nuño, huele a montaje político, a preparativos para sacar la foto y legitimar a este siniestro personaje. ¿Habrá sido para candidatearlo, ya que Osorio Chong lo echaron a golpes y rechiflas? Sin duda el teatro se les cayó cuando la verdad de Frida Sofía, se vino abajo.

Todos los reflectores estuvieron apuntado a este Colegio, profundizando el dolor y la angustia de miles de personas, las mejores herramientas de búsqueda fueron orientadas hacia allá y no dudamos que hayan sido usadas para rescatar a los pequeños atrapados, pero en la mente del gobierno no estaba el alivio del dolor, únicamente estaba cómo esto les serviría para la siguiente jornada electoral. Mientras tanto esas sofisticadas herramientas, tan útiles en otros sitios, aguardaron ahí esperando el gran momento, y llegando hasta dos días tarde a otros sitios en donde hubiesen sido realmente útiles, todo gracias a la frivolidad de este Estado decrépito.

Por otro lado, desde que miles de personas, especialmente jóvenes, salieron de forma espontánea en brigadas a las zonas de desastre, los medios de comunicación, especialmente los más reaccionarios, lanzaron una campaña para intentar recuperar algo del papel informativo. De forma natural los miles de brigadistas hemos generado medios de comunicación, usando particularmente las redes sociales, para organizar el apoyo. Arrebatando con ello el papel informativo a los medios. Esa es una razón más por la cual Televisa acudió gustosa a la ilusión generada de Frida Sofía.

Ahora el gobierno teme la inevitabilidad de que la respuesta espontánea ante la catástrofe sea una lección política para millones: no les creemos, no los necesitamos. El pueblo organizado es capaz no sólo de enfrentar desastres naturales sino de dirigir de una forma mas justa este país.