Con tristeza hemos recibido la noticia del fallecimiento de Adolfo González Zamora, quien fura amigo y simpatizante de las ideas que defiende el periódico obrero Militante.


Adolfo abrazó de manera consiente la causa del proletariado a la edad de 15 años, cuando entró a militar al Partido Comunistas, mismo en el cual sería Secretario de la Juventud Comunista de 1965 a 1968, además de dirigente de dicho partido en Puebla entre 1968 y 1976. También junto a sus camaradas de lucha impulsaría la Corriente Socialista. A diferencia de muchos que claudicaron para ponerse al servicio de las corrientes reformistas más decadentes, Adolfo nunca renunció a sus convicciones políticas y siendo legislador por el PRD (1997-2000), a pesar de las presiones y el aislamiento, hizo públicas de manera reiterada ante los medios informativos, su posicionamiento como socialista y seguidor de las ideas de Marx y Engels.


En lo que a nosotros corresponde, Adolfo nunca escatimó en apoyos de todo tipo para Militante, ello sin nunca pedir algo a cambio. Su único beneplácito por su apoyo con Militante era el de ver a un periódico obrero vivo y activo entre la clase trabajadora, impulsando el programa de Marx y las tradiciones del bolchevismo. Eso era lo único que esperaba Adolfo cada que otorgaba alguna clase de apoyo para Militante.


La madrugada del pasado 1 de febrero, a sus 69 años, Adolfo González Zamora dejo de existir. Además de convencido y consecuente comunistas, Adolfo siempre se caracterizó por ser un hombre humilde y de trato amable. Los trabajadores, los marxistas y los que contribuimos en Militante lo vamos a extrañar.


El mejor homenaje para Adolfo es el de seguir su ejemplo: el de ser un comunista consecuente hasta el final de nuestros días. Ese es nuestro compromiso.


¡Hasta siempre Adolfo!