Nos mantenemos en lucha

A la Comunidad de la Facultad de Química

El director de la Facultad de Química, Jorge Vázquez Ramos, ha enviado una carta a la comunidad en la cual da respuesta al documento que desde el viernes 11 de noviembre estudiantes de esta Facultad entregamos junto con más de mil firmas pidiendo se resolviera el problema de recorte de becas alimenticias, así como la petición de un comedor subsidiado para dicha Escuela.

En dicha respuesta  el director enumera una serie de elementos que nos gustaría dejar en claro:

El director dice que los becarios de transporte y  alimentación son gente “necesitada” que recibe ese apoyo gracias a la “generosidad” y la “buena voluntad” de terceras personas. Así dicho, la beca es una limosna y quienes la reciben son algo parecido a personas tan desamparadas que no tienen ni siquiera qué comer. De inicio rechazamos ese lenguaje denigrante de los estudiantes. Y denunciamos que no se trata de una mera forma de expresar una idea, sino de una política que se refleja claramente: muchas veces las becas alimenticias son malas, deficientes en calidad y en cantidad. Si algún estudiante se le ocurre reclamar un poco más de agua o tortillas es visto con ojos de “¿no tienes qué comer en tu casa?”. Este trato lo que busca es eliminar la demanda de becas porque quien las pide se declara a sí mismo como una persona “necesitada”, “pobre”, que no tiene “qué comer en casa”. Precisamente nuestra lucha busca eliminar la beca como una “limosna” y convertirla en un auténtico derecho social de los estudiantes. Y por supuesto también exigimos un trato digno no sólo en las becas alimenticias sino en todos los derechos que tenemos.

Las autoridades manifiestan que durante la gestión del Director Vázquez las becas se han incrementado de 550 a 800 pero que efectivamente existió un recorte que con, otra vez, los nada claros recursos extraordinarios de la Facultad se recuperaron. Mienten las autoridades al plantear que se han recuperado, quizás podríamos preguntar a los compañeros que no pudieron acceder a esa beca durante este semestre. Y no sólo mienten al respecto de la supuesta recuperación si no que aseguran que se informó, hecho que tampoco es cierto.

Dice que un comedor subsidiado es incosteable. La pregunta es ¿en qué se basó el director para llegar a esta conclusión? Si el director actuara como lo que es, una persona con formación profesional, entonces usaría datos concretos para sustentar su afirmación y no visiones generales y superficiales como esa de que se usó una cantidad de “dinero significativa” en reparación de infraestructura. Queremos datos y cuentas claras, no afirmaciones sin sustento.  

No somos el autodenominado CEDEP, somos más de mil estudiantes preocupados por el recorte a becas y el despilfarro de recursos que durante su gestión se ha hecho evidente con las excesivas celebraciones del centésimo aniversario de la Facultad.  Tampoco es un nuevo intento, como usted lo llama, para ganar adeptos y simpatizantes, no; es una exigencia por mejoras a lo interno de nuestra escuela; si para usted buscar mejoras sustanciales y viables implica dejarle derrochar el dinero de la Universidad en salarios de más de 70 mil pesos entonces efectivamente tenemos una visión muy distinta de lo que nos parece un presupuesto repartido equitativamente; si realmente su gestión quisiera beneficiar a la comunidad no sólo pediría sino exigiría mayor presupuesto a la educación.

Por último, y no por ello menos importante, le decimos: Sí, la UNAM es y seguirá siendo pública y gratuita gracias a la lucha de la juventud y no gracias a lo que sí es parte de su demagogia y populismo Señor Vázquez. Nosotros seguiremos adelante en la lucha por una educación pública, gratuita y de calidad para los hijos de los trabajadores y seguiremos exigiendo lo que nos corresponde, puede estar usted seguro que así será.

Unidos y organizados…¡Venceremos!


banner revolucion rusa