Las jornadas de lucha y huelgas iniciadas en Matamoros Tamaulipas han sido un ejemplo a seguir en diversos sectores de trabajadores a nivel nacional. La legitimidad de la demanda de aumento salarial que permita a las y los trabajadores alimentar a sus familias y cubrir las necesidades básicas de supervivencia está más que vigente y presente en las luchas actuales de la clase trabajadora de nuestro país.

Funcionarios ricos, comunidad universitaria pobre   

Desde el pasado 1 de febrero la Universidad Autónoma Metropolitana, así como la Universidad Autónoma de Benito Juárez de Oaxaca se lanzaron a la huelga por aumento salarial, días después se les han sumado la Universidad Agraria de Coahuila, la Universidad Autónoma de Chapingo, El Colegio de Postgraduados y ahora mismo diversos sectores productivos.

Los trabajadores además de demandar el aumento salarial piden el pago de una serie de adeudos atrasados, mejores prestaciones, pensiones y jubilaciones dignas y creación de puestos de trabajo de base. El aumento salarial para todos los trabajadores, académicos y administrativos que se solicita es apenas suficiente para resarcir un rezago desde 1982 en los salarios.

Sin embargo, el cinismo de las autoridades de la SEP al mando de Moctezuma Barragán, así como el sequito de Rectores de la Universidades en conflicto argumentan que estos aumentos ponen en riesgo la viabilidad económica y afecta otras áreas prioritarias de los centros de estudio.  

Todas las deficiencias que vivimos día a día en nuestros centros de estudio no es más que resultado de una política de recortes brutales, saqueo y desvió de los deficientes recursos destinados. México apenas destina el 4% del PIB en educación, el país con menor gasto en educación de AL y del Caribe según la CEPAL. Mientras en México se gasta 29 mil 015 dólares por estudiante, en países miembros de la OCDE se destinan en promedio 90 mil 561 dólares durante su vida educativa. Este par de datos son reflejo de una situación insostenible en nuestro sistema educativo, incluso recordemos que vía las Universidades se hicieron grandes fraudes de lavado de dinero como La Estafa Maestra que dejó como saldo el desvío de más de 7 mil millones de pesos a los grandes empresarios y ricos.

Los compañeros solicitan una redistribución de los recursos que además va de la mano del aumento al presupuesto a las Universidades Públicas, dichos recursos deben servir para que las escuelas crezcan integralmente y cumpla su función social. No sólo se trata de tener salarios justos, sino que la matrícula estudiantil aumente, la plantilla de trabajadores administrativos y académicos crezca y, que el presupuesto se distribuya de forma democrática por medio de la participación de todos los integrantes de la comunidad escolar. 

Todo lo anterior contra argumenta que la “austeridad republicana” no debe significar ningún tipo de retroceso para los trabajadores, ni para la educación pública.

Trabajadores y estudiantes, unidos y adelante

Los estudiantes podemos pensar que esta huelga no tiene mucho que ver con nosotros, pero no es así, la lucha por un empleo digno en las universidades repercute en nuestras condiciones y desempeño académico. Las autoridades, para su beneficio han alimentando la concepción de que los trabajadores son privilegiados, que jamás hacen sus labores y que los sindicatos son una mafia que hay que desaparecer. Sin embargo, enfocar así el asunto nos impide ver las raíces del problema y no soluciona nada, la marcación punitiva hacia los trabajadores y académicos solamente sirve a los enemigos de la educación pública.  

Los trabajadores correctamente han planteado el aumento al presupuesto universitario, así como su democratización, basta de que las Universidades sean cotos de poder económico y político para la alta burocracia y los Rectores, exigimos disminución de sus salarios de forma inmediata; contratación de mayor personal de base, exigimos eliminación de la plantilla de irregulares y puestos de confianza, las contrataciones deben realizarse conforme a lo que establecen los contractos colectivos de trabajo.  

La situación del grueso del profesorado en las universidades es muy precaria y tienen que buscar otros empleos o dar más clases para completar el salario. Esto repercute horrendamente en el tiempo destinado para la preparación de las clases y la adquisición y asimilación de métodos pedagógicos y contenidos para las mismas. Las reformas educativas han llenado a los profesores de trabajo burocrático y administrativo, obligándoles a cumplir con planes de estudio cercenados de todo contenido que amplié el conocimiento científico, critico, humanista y útil a la sociedad.

Todas estas deficiencias son las que está detrás de estas luchas. En la lucha de los trabajadores haciendo uso legítimo de su derecho a huelga está la defensa de las universidades públicas en beneficio de las hijas e hijos de los trabajadores, no un plan perverso de desestabilización del nuevo gobierno o la avaricia desmedida de los trabajadores. Es por eso que como estudiantes, nuestro lugar está con los trabajadores y académicos en lucha y defensa de nuestra enseñanza, desde el Sindicato de Estudiantes mandamos toda nuestra solidaridad y apoyo en esta batalla.  

Solución inmediata a las demandas de los trabajadores en huelga

 Si AMLO de verdad desea apoyar la educación pública debe de ir al fondo del problema y aceptar las demandas de los trabajadores acompañado de un plan de inversión masivo y planificación que integre a las comunidades escolares. Esto no lo hace porque lo haría enfrentarse con un sector del empresariado, desde nuestro punto de vista tiene que romper con este sector y apoyarse en los trabajadores, jóvenes, estudiantes, normalistas, maestros para llevar a cabo estas medidas, de lo contrario los enfrentamientos con los sectores en lucha serán constantes. No hay capitalismo con rostro humano y ahora mismo la burguesía desea eliminar todo lo que en el pasado le arrancamos gracias a luchas pasadas de nuestros padres y abuelos, es por eso que los trabajadores están tocando la puerta del Palacio Nacional para cambiar las cosas y no que todo siga igual, AMLO tiene dos caminos estar con el pueblo o ser su verdugo.         

¡Viva la huelga de los trabajadores universitarios!

¡Ni un paso atrás, la educación pública no se vende, se defiende!


Periódico de la Izquierda Revolucionaria

banner revolucion rusa

Teoria Marxista

enlaceClasicos