Borrón y cuenta nueva. Cada año comienza el conteo desde 0 de los asesinatos a niñas, adolecentes o mujeres cometidos con odio, como si los pasados feminicidios no hubieran ocurrido. A 17 días del 2018 en Puebla se sumaron 6 feminicidios1: Emeli de 11 años, violada y asesinada, Elvia de 50 años asesinada por al menos 3 balazos por posible asalto en su propia casa, su marido fue herido por bala, Lorena y Luisa de 26 y 33 años respectivamente, estaban juntas y fueron asesinadas en su centro de trabajo por asaltantes, Rocío de 20 años, degollada y su cuerpo fue semienterrado, presentaba lesión en el cuello y señales de tortura, Leticia de 60 años fue asesinada de un balazo en el rostro a la puerta de su casa. Todo en menos de 17 días.


Las cifras de desapariciones de mujeres no son casos aislados y van en aumento en México. Para darnos una idea aterradora de las cifras, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en México en los últimos diez años (2007- 2016) fueron asesinadas 22 mil 482 mujeres en las 32 entidades del país, esto quiere decir que en promedio cada 4 horas ocurre un asesinato con lujo de violencia y odio hacia una niña, adolecente o mujer adulta en nuestro país. El INEGI también detalló que en promedio se pasó de mil 83 carpetas de investigación, por homicidios violentos presentados en los Ministerios Públicos de las Fiscalías y Procuradurías estatales ocurridos en 2007, a 2 mil 735 en el año de 2016, esto denotó un incremento de un 152%.


En el caso específico de Puebla tan sólo durante el año del 2017 se sumaron 100 feminicidios aproximadamente y existen cifras que ponen a este estado en 4to lugar de denuncias por violencia contra la mujer por parte de su propia pareja y en 6to lugar por ser uno de los estados con mayor número de feminicidios. Mientras que durante el gobierno del panista Rafael Moreno Valle hubo en promedio 1 desaparición cada 31 horas durante el 2016, con la entrega a su sucesor Antonio Galy Fayad existe 1 denuncia de desaparición cada 19 horas, en 2017.


Después de conocer todas las cifras de violencia, desapariciones y asesinatos por odio hacia las mujeres ¿es posible seguirse asombrando por la cantidad de denuncias por acoso sexual dentro del gremio actoral de Hollywood? Se piensa que por ser mujeres, que gozan de tantos privilegios2, no sufren de este tipo de violencias pero por el contrario, esto no las exime de las violencias machistas3 y de la violencia ejercida por jerarquía de poder entre géneros4. En este medio, en los últimos meses se ha desatado un sin fin de denuncias, que se han ido detonando gracias al apoyo del gremio actoral y de las mujeres de la sociedad en general.


La manifestación de estas mujeres ha sido opacada por la actriz francesa Catherine Deneuve, quien, junto a más de un centenar de francesas de los ámbitos del entretenimiento y la academia, publicaron un manifiesto, el cual, a su vez, ha estado apoyado en México por varios medios, además de la tan reconocida investigadora feminista Marta Lamas. Desde sus distintas intervenciones respecto a los múltiples casos de acosos sexuales en Estados Unidos, por parte del productor Harvey Weinstein a diferentes actrices, han realizado “atrevidas” opiniones que confunden y normalizan la violencia machista, aseverando que “el coqueteo insistente” y la galantería no es un delito ni una agresión machista5. También, han acentuado que las norteamericanas que denuncian estos actos están reduciendo el papel de la mujer a víctima y las han calificado de puritanas, extendiendo estas características a todas las mujeres que no compartimos su opinión.


Con estas declaraciones estas mujeres están justificando, de alguna manera, la violencia machista, el acoso, pertenencia6, dominación7 y el carácter aleccionante a lo femenino8. No están cuestionando los privilegios de lo masculino9 y están acallando a miles de mujeres que no sólo son agredidas de forma sexual sino que han sido asesinadas, desaparecidas, invisibilizadas10 por años y con sus comentarios retrógradas, invisibilizándolas de nuevo; a estas y muchas mujeres y hombres, se les olvida la diferencia entre libertad sexual, la cual es bajo un consentimiento implícito, y la idea de galantería y “coqueteo insistente” que es una velada idea de pertenencia, inferioridad y debilidad de lo femenino. Se nos ha insertado un chip desde tiempos ancestrales de una construcción errónea de lo que son las relaciones humanas aunadas a las economías mundiales. Marta Lamas a su vez mencionó que está de acuerdo con utilizar el “capital erótico11” refiriéndose a que no está mal obtener algo con nuestras cuerpas, con esto Lamas está naturalizando la corrupción y de nuevo la cosificación12 del cuerpo femenino.


Las violencias se encuentran en todos los espacios, niveles y en los procesos económicos. Pensemos en todas las niñas, adolecentes, mujeres trans y no trans, lesbianas, mujeres obreras que tenemos que salir a la calle a ganarnos el pan, a estudiar o simplemente por recreación, que salimos a la calle a muy temprana hora del día y que tenemos que pasar por sitios bastante alejados o con muy poca gente en las calles y que regresamos de noche de la misma manera. La violencia que tenemos que enfrentar y que vivimos todas, violencias articuladas por el Estado y los poderes económicos globales y por ende violencias reflejadas en la cultura, generando desigualdades sociales extremas aunado a violencias de género13, raciales, física, psicológicas y emocionales (autogresiones14), verbal, sexual y laboral. Por todo lo anterior es que los feminismos se hacen presentes y necesarios, en cada espacio y en cada momento, en defensa de nuestras cuerpas y de nuestros territorios.


La denuncia es urgente para visibilizar la violencia machista que se hace presente en lo cotidiano, en pensamientos y acciones en mujeres y hombres que han normalizado lo establecido bajo el patriarcado15.


La única forma de parar esto es seguir deconstruyendo16 lo normalizado, seguir denunciando, seguir haciendo nuestros los espacios, seguir leyendo y explicando e inclusive discutiendo para entender que los feminismos son más complejos de lo que se piensa y que además son una verdadera arma en cualquier frente para terminar con este sistema voraz y de dominación que normaliza la cosificación y pertenencia de lo femenino, la competencia a diferentes niveles, la jerarquía con un comportamiento aleccionador que se da tanto entre clases sociales como entre géneros. Las feministas sabemos que la lucha es en nuestro actuar diario para que haya un futuro diferente para todxs y que cuando se dice que se tiene que terminar de raíz el problema, además de terminar con el sistema capitalista que explota y violenta a todxs, también se debe de terminar con las violencias de género las cuales es posible que no terminen con tan sólo cambiar de régimen.

 

"La igualdad es un término que congela el feminismo17, decir sólo que luchamos por la igualdad es decir que queremos la explotación capitalista que sufren los hombres."
Silvia Federici

¡La revolución será feminista o no será!

Glosario feminista


1. Feminicidio: Crimen de odio, el asesinato de una mujer por el hecho de ser mujer que suele ser acompañado por un conjunto de acciones de extrema violencia y contenido deshumanizante, como torturas, mutilaciones, quemaduras, ensañamiento y violencia sexual.


2. Privilegios: Ventaja exclusiva o especial que goza alguien por concesión de un superior o por determinada circunstancia propia, en este caso, dentro de lo socioeconómico, todo gira en torno al género masculino.


3. Violencias machistas: La violencia machista es aquella que se ejerce mediante toda acción u omisión a un cuerpo femenino, dentro del marco de una relación desigual de poder, que de manera directa o indirecta, tanto en el ámbito público como privado afecta tu vida, libertad, dignidad, integridad física, psicológica, sexual, económica o patrimonial por el hecho de ser mujer. Sometimiento de la mujer al varón.


4. Jerarquía de poder entre géneros: proporcionar mayor valor, credibilidad, poder, etc. a un género que a otro, en este caso el género masculino se impone ante el femenino.


5. Agresión machista: véase violencias machistas


6. Dominación: Tener poder sobre otra persona o cosa, en este caso imponer el poder de ser hombre sobre un cuerpo femenino.


7. Carácter aleccionante a lo femenino: Síntoma social reflejado en la violencia hacia lo femenino (mujeres trans y no trans, gays, hombres que demuestran su lado femenino, etc.), generado por la precariedad de la vida bajo el sistema capitalista principalmente.


8. Privilegios de lo masculino: Véase privilegios.


9. Invisibilizar: Omisión del cuerpo femenino. A lo largo de la historia las mujeres siempre han sido desplazadas a segundo plano, en la ciencia, en el arte, en la literatura... en lo social. Actualmente inclusive en un delito o acto de feminicidio los cuerpos femeninos no tienen valor alguno.


10. Capital erótico: El uso que se le da al atractivo físico como forma de poder, en cualquier estrato social.


11. Cosificación de la mujer: Considerar al cuerpo femenino como un objeto y por ende no tiene valor alguno más allá de una cosa.


12. Violencias de género: Violencia ejercida de un género a otro, generalmente la violencia de género es mayormente ejercida hacia lo femenino (mujeres trans y no trans, gays, hombres que demuestran su lado femenino, etc.).


13. Autoagresión: Acto de dañarse a unx mismx. Nos han impuesto ciertos estándares corporales y si no entras en ese concepto de lo bonito o lo estético, “debemos de hacer lo posible” para acercarnos a ello.


14. Patriarcado: Construcción del orden social basada en torno al género masculino asociado al poder, el control, el valor, el dominio de la razón, la posesión del conocimiento, el gobierno de lo público y la independencia individual.


15. Deconstruir: Deshacer, mentalmente, conceptos aprendidos o heredados de generación en generación bajo este sistema capitalista y patriarcal, como son las relaciones humanas, los estereotipos de género, el comportamiento de género, etc.


16. Feminismo: Movimiento y modo de vida por parte de las mujeres, de resistencia diaria en contra de la opresión y las violencias capitalistas a partir de una construcción colectiva.

 

¿Por qué llamamos a nuestros compañeros a sumarse a la huelga feminista?...