¡No lo vamos a permitir! 

¡Basta de justicia patriarcal y fascista!


La Audiencia Provincial de Navarra ha decidido poner en libertad a los violadores de La Manada. Desde Libres y Combativas, el Sindicato de Estudiantes e Izquierda Revolucionaria queremos mostrar nuestra rotunda indignación ante una justicia que muestra sin ningún tapujo su carácter fascista y patriarcal, y que pretende dar una lección a millones de mujeres que hemos llenado las calles de lucha feminista. ¡No lo vamos a permitir! ¡Todas y todos a las calles para derrotar a este sistema infame!


No cabe duda que mucha gente estará ahora mismo leyendo, completamente atónita, esta terrible noticia. Es una auténtica provocación. Después de que millones de mujeres, jóvenes y trabajadores hayamos protagonizado una huelga feminista histórica el pasado 8M, y después de haber paralizado las aulas de todo el Estado el 10M en la huelga general estudiantil contra la sentencia de La Manada, ahora quieren burlase de nosotras y hacernos creer que hagamos lo que hagamos no podemos cambiar nada.


Tanto la sentencia como la libertad provisional a estos salvajes son una agresión contra todas las mujeres. Es poner una diana sobre todas nosotras lanzando un mensaje muy claro: se puede violar, agredir, maltratar y acosar a las mujeres. Se nos puede torturar física y psicológicamente, grabarlo en video, difundirlo y ¡aquí no pasa nada! Los responsables de estos actos contarán con la protección de la justicia, quedarán impunes sus crímenes, y las víctimas pasarán por todo un rosario de vejaciones y escarnio público. Es repugnante y no lo podemos permitir.


Esta es la justicia que nos ofrece este sistema clasista, patriarcal y franquista: meter en la cárcel a los jóvenes de Altsasu —cuya inocencia ha quedado más que demostrada—, enviar a prisión a raperos por sus canciones y a jóvenes como Alfon y activistas de izquierdas por que luchan contra las injusticias del sistema, pero dejar en libertad a los violadores de la Manada, a los corruptos y a los que perpetran agresiones homófobas y fascistas. Es simplemente inaceptable.


Tanto la decisión de poner en libertad a los violadores, como la sentencia escandalosa precedente, han contado con el voto favorable de una mujer jueza que forma parte del tribunal. ¿Que se puede concluir de este hecho? Que la raíz del problema es todo el aparato judicial y el sistema capitalista, y que el patriarcado también es sustentado por muchas mujeres que comparten los privilegios de los poderosos y bajo ningún concepto quieren renunciar a sus beneficios.
El hecho de que haya mujeres en cargos judiciales, ocupando ministerios, dirigiendo bancos y empresas, no evita la explotación ni la discriminación salarial, ni elimina el machismo y la violencia contra nosotras. La experiencia vuelve a demostrar que la lucha feminista, si quiere vencer, debe ser de clase, revolucionaria y anticapitalista.


La marea feminista volverá a inundar las calles clamando justicia y manifestando su apoyo incondicional a la joven víctima de estos criminales sin escrúpulos. Desde Libres y Combativas, el Sindicato de Estudiantes e Izquierda revolucionaria impulsaremos esta lucha con todas nuestras fuerzas, al mismo tiempo que exigimos la anulación inmediata de esta decisión y la inhabilitación fulminante de los jueces implicados tanto en la sentencia como en la puesta en libertad de los violadores. Y también señalamos al nuevo gobierno de Pedro Sánchez que, con sus declaraciones afirmando que “esta decisión hay que enmarcarla dentro de la normalidad del sistema judicial y que el gobierno la respeta”, ha dejado bien claro que su “feminismo” no es más que una pose, una frase hueca, gestos hipócritas que esconden una política continuista que se pliega ante la justicia patriarcal.


Hemos llenado las calles, hemos vaciado las aulas y los lugares de trabajo, hemos protagonizado movilizaciones multitudinarias sin precedentes, y lo vamos a volver a hacer las veces que sea necesario.


¡Todas y todos a las manifestaciones y concentraciones de estos días!

¡Si nos tocan a una respondemos todas!

¡Nosotras si te creemos!

¡Aquí está tu manada!