Una tragedia más nos ha llenado de indignación, el día 21 de agosto fue encontrado el cuerpo sin vida de la estudiante Miranda Mendoza Flores. Miranda estudiaba en el CCH Oriente, se dirigía a su hogar en los Reyes La Paz, Estado de México cuando fue secuestrada. Su rescate jamás fue concretado, al día siguiente se encontró su cuerpo en la carretera federal México-Cuautla.El Estado de México ha sido desde los últimos años un foco rojo para las mujeres, ocupando el puesto número uno en feminicidios a nivel nacional, tan sólo en el año 2017 se dieron a conocer 301 feminicidios en esa entidad, según el Secretario Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), estas son cifras oficiales que no representan del todo la realidad, pues existen cientos de casos de mujeres asesinadas que no lograron tipificarse como feminicidios, pues este delito no existía como tal en el Estado de México hasta hace algunos años, por lo que existe una serie de trabas e inconsistencias para tipificar los crímenes de odio contra las mujeres como feminicidios. Sin embargo las cifras han superado incluso las de Tijuana, entidad que se dio a conocer lamentablemente por los ataques hacia cientos de mujeres durante muchos años conocidas como “las muertas de Juárez”.

Libres y Combativas exige investigación y justicia por el caso de Miranda

En un principio, el crimen se estimó como consecuencia de la violencia generalizada, pues hubo una llamada recibida por la madre de Miranda en dónde exigieron un rescate por ella, sin embargo, existen pruebas para creer que el caso de Mariana no se trató de un secuestro, en un principio los secuestradores plantearon un recate de cinco millones de pesos, una cantidad bastante elevada para pedir como rescate en un país como el nuestro, era evidente que la familia no podría conseguir esa suma y mucho menos de un día para otro. Después de esta llamada, los supuestos secuestradores no intentan algún tipo de negociación, sino que al día siguiente se encuentra el cuerpo de Miranda de 18 años de edad, desnudo y calcinado, acción que cuestiona la teoría del secuestro.

Desde Libres y Combativas le damos nuestro más sentido pésame a la Familia de Mariana, brindamos nuestro apoyo y les damos a conocer que seguiremos dando la batalla para exigir justicia por Miranda y el esclarecimiento de este y muchos más casos de feminicidios; así mismo luchamos por una transformación profunda de la situación en la que vivimos las mujeres en este país, enfrentándonos cada día a un mayor riesgo. 

¡Ni un feminicidio más!

¡Nos queremos vivas, libres y combativas!