Poco se habla del nuevo triunfo de las y los obreros en Matamoros, Tamaulipas. En esta ocasión a través de las urnas, donde haciendo uso del proceso electoral han dado un duro golpe histórico al panismo, al charrismo sindical y al crimen en Matamoros. Han conquistado, a través de una campaña que han definido como de clase, tres regidurías. 

Desde el año 2019 las y los obreros de la maquila agrupados en el Movimiento Obrero Matamorense MOM 20/32 han protagonizado una batalla sin descanso por transformar sus condiciones de vida. Su lucha ha tenido ondas expansivas en varias partes del país como un ejemplo claro de que sí se puede derrotar al charrismo sindical de la talla de los gánsteres de la CTM. Muestran que toda lucha sindical consecuente trasciende más allá de las demandas laborales para extenderlas a la batalla por conquistar el poder político y arrebatárselo a la patronal y a sus lacayos.

El compromiso de su lucha, el peso económico de su sector y el impacto político que han tenido obligó a que un sector de MORENA a reconocerles y plantearles una alianza rumbo a las elecciones de este año. Las y los obreros tomaron este acercamiento con las dos manos no por oportunistas, sino siendo totalmente conscientes de que quitarle el poder político al PAN y su narcogobierno situaría el movimiento obrero en condiciones más favorables para continuar su organización, lucha y objetivos. 

La fuerza de la clase obrera

Tamaulipas cuenta con 362 empresas maquiladoras que aportan el 4.3% del valor de las exportaciones de este sector y emplean a 62 mil 500 personas (INEGI octubre del 2020). Donde se asienta este sector principalmente es en Reynosa, Matamoros, Nuevo Laredo y Río Bravo. En Matamoros hay 115 plantas maquiladoras que emplean a 27 mil obreros; en aquella ciudad están asentadas el 32% de las maquiladoras del estado.

Esa fuerza, unida a las lecciones de la huelga general de 2019 y las conclusiones políticas de los últimos años, se vieron concretizadas en la campaña electoral de los últimos meses. Las y los obreros de manera diaria se lanzaron a las calles de las colonias, fábricas y centros industriales para llamar al voto contra la derecha, pero no con las consignas impuestas por la burocracia del partido sino con consignas y programa propio.

A la voz de: ¡Luchar, luchar hasta vencer, luchar hasta llevar los obreros al poder! ¡Somos tu clase, somos tu voz, somos obreros 20/32! y ¡Nosotros movemos el país! Atrajeron el voto a la izquierda como nunca en esa región, pese a los ataques, represión y boicot de la derecha, incluso el desdén de la cúpula burocrática de Morena y, paradójicamente, al desprecio de los sectores sectarios de los activistas de izquierda.

Los resultados son concretos, Morena obtiene la victoria en los 11 municipios más importantes y proletarios de Tamaulipas: Nuevo Laredo, Díaz Ordaz, Reynosa, Río Bravo, Valle Hermoso, Matamoros, San Fernando, Burgos, Soto la Marina, Victoria, Altamira y Madero. El voto fue del 53% del padrón, significando 1,386,855 sufragios, de los cuales 541, 842, el 39% de la votación, fue hacia la coalición de MORENA por encima del PAN, conquistando 16 de los 22 distritos locales y siete de las nueve diputaciones federales y con ello arrebatando la mayoría del congreso local.

Los panistas han retenido 28 de 43 Ayuntamientos, pero la izquierda avanza en 10 Presidencias Municipales, entre ellas la capital y las ciudades fronterizas más importantes política y económicamente.

La clase obrera puede gobernar

Esta victoria es histórica en Tamaulipas para un partido de izquierda y fue fruto de una campaña militante que aplicó las mejores tradiciones obreras y reivindico un programa combativo. Desde el minuto uno que se lanzaron a la campaña advirtieron que la convertirían en una verdadera lucha obrera, insistiendo claramente en que esta era una contienda de clase. La clase obrera avanza o la patronal y sus partidos continúan.

Impulsaron la formación de comités en cada empresa y colonia reivindicando y propagando rendir cuentas en asambleas obreras y de colonia, que de ganar recibirían un salario de un obrero y que el resto se donaría al fondo de huelga del MOM 20/32 y del SNITIS, se comprometen a ser revocables si no cumplen con su mandato a la clase trabajadora, luchar contra el charrismo sindical y por un salario digno, entre otras demandas.

La entrada de este poderoso movimiento a la estructura de Morena, puede ser un elemento que empuje y capitalice convertir en realidad lo que muchos militantes esperan, que Morena se convierta en una herramienta en manos del pueblo que le dio vida y lo llevó a la presidencia. Las candidaturas de obreras y obreros debieron replicarse en todo el país, el partido debió de ligarse, participar y alzar la lucha del pueblo. Es por eso sustancial que este ejemplo se conozca en toda la base del partido.

El levantar un programa combativo, como hizo el MOM 20/32, lejos de “asustar” a la gente es el mejor medio para aislar política e ideológicamente a la burguesía, a la derecha y a la patronal, para cohesionar a todos los sectores oprimidos de la sociedad en torno a un programa de cambio social, para derrotar definitivamente a nuestros enemigos de clase y crear las condiciones más favorables para hacer frente a la ofensiva de la burguesía.

Por supuesto muchos apuestan que las y los trabajadores serán cooptados por la burocracia y aturdidos por el trabajo legislativo y parlamentario. Otros vaticinan que la ingenuidad e inexperiencia jugará un papel en contra. Todos esos riesgos efectivamente existen, pero no son una predicción irremediable, sí hay alternativa, y una política en beneficio de las y los trabajadores y es totalmente posible de llevar acabo.

Para combatir todos estos riesgos, MORENA 20/32 no puede dejar de vincularse e impulsar la lucha organizada y fabril, debe extenderla y fortalecerla, usar el altavoz de sus regidurías para dar a conocer la lucha obrera en cada rincón del país y llamar a seguir su ejemplo. No debe abandonarse la movilización, no podemos creernos el cuento de que si ganamos ya todo se reduce a legislar y gestionar, si bien se pueden presentar reformas progresistas estas deben acompañarse con la movilización y la lucha en los centros de trabajo y sindicatos, gobierne quien gobierne los derechos se defienden en la calle y con la movilización.

Los métodos de la democracia obrera, asamblearia, exige el mayor contacto, información y discusión política con el pueblo. Las posiciones políticas de nuestros candidatos, las decisiones en todos los campos y el reparto de tareas se realizan abiertamente en las reuniones. Esta es la única manera no sólo de fortalecer a las regidurías obreras, sino también de acrecentar y desarrollar al movimiento obrero en general.

Nuestra organización es una herramienta al servicio de la clase en su conjunto, de lucha y de transformación social. Debemos transformar la administración burguesa, que actualmente no es otra cosa que un poder por encima y divorciado del pueblo, que sólo sirve a una minoría de privilegiados, en un instrumento de la clase obrera al servicio de los trabajadores, los jóvenes y los sectores más desfavorecidos.

Sólo con con los métodos de la democracia obrera, de la participación activa y consciente de los trabajadores en la toma de decisiones y en la organización del trabajo es posible abordar la tarea gigantesca de gobernar para los oprimidos y conseguir, al mismo tiempo, que se respeten los derechos laborales y salariales.

Un programa revolucionario para las regidurías obreras

La organización, la concientización y la discusión en las colonias y centros de trabajo sobre la participación de las y los obreros en la política del país, es decir, la irrupción de obreras y obreros “normales” en un campo dominado por la burguesía y sus representantes en la política, es muy peligroso para sus intereses y particularmente con este avance se le complica el escenario a Cabeza de Vaca ante un inminente desafuero para ser llevado a la justicia. 

Por ello nos presionaran para aceptar su lógica y políticas. Desde Izquierda Revolucionaria no sólo saludamos esta nueva etapa en el MOM 20/32 sino que pondremos todo lo que esté en nuestras manos para hacerlo vencer como parte de un eslabón más en nuestra lucha contra este sistema.

El programa de reivindicaciones es fundamental en cualquier lucha, pero es especialmente importante y una guía en el ámbito parlamentario. El programa que debemos enarbolar desde MORENA 20/32 debe reunir un conjunto de mejoras y reformas concretas en todos los ámbitos sociales, pero, sobre todo en una época de crisis, donde la patronal y los grandes empresarios se empeñan en reducir y recortar los derechos y las condiciones de vida de las familias trabajadoras, los trabajadores deben encontrar en el MOM 20/32 y su programa político una alternativa y un referente de lucha y movilización para transformar de fondo este sistema, con un programa socialista:

  • La aprobación de un decreto federal de control estatal total de la salud privada. Obligar a todos los establecimientos privados que se están frotando las manos para enriquecerse en el paso de la contingencia, a dar atención gratuita, para así poder contar con las instalaciones y personal que pertenece a este sector. Si no acceden, se deberán plantear sanciones por lucrar con el derecho humano a la salud. Las familias no podemos cargar con los enfermos sean graves o no, debe haber espacios dignos para poner en cuarentena a todos los que lo necesiten.
  • Inyección de emergencia de recursos equivalentes al 10% del PIB a la salud pública, apenas necesario para sobrellevar la crisis sin descuidar el resto de los padecimientos y programas de salud pública.
  • Contratación inmediata de al menos 270 mil profesionales de la salud, para cubrir el déficit que se tiene actualmente y eso tan sólo para el seguimiento regular. Es decir, las contrataciones deben ser permanentes y el salario igualitario entre hombres y mujeres del mismo puesto, a igual trabajo, igual salario. Debe haber suficiente personal para que se asegure su rotación y un ambiente seguro y libre de violencia machista; sustitución inmediata de los acosadores o abusadores en el medio médico.
  • Poner a disposición los hoteles y centros vacacionales para los enfermos no graves, con personal capacitado y bien protegido.
  • Por un Plan de Rescate a la Educación Pública para adecuar y abrir las escuelas lo antes posible con las medidas sanitarias necesarias, y la construcción de nuevos centros escolares de todos los niveles para combatir el hacinamiento frente a la pandemia y para el futuro.
  • Paralización inmediata de toda la actividad productiva que no sea esencial para luchar contra la pandemia. El Gobierno debe garantizar por ley que todas las trabajadoras y trabajadores de fábricas y empresas que no sean esenciales estén en casa con el 100% del salario, que todos sus empleos sean respetados y que no se pierde ningún derecho laboral.
  • Aquellas empresas que se nieguen a cumplir con este decreto deben ser expropiadas, nacionalizadas y ponerlas bajo control democrático de las asambleas obreras.
  • Para los trabajadores de las empresas esenciales Gobierno y empresas deben proporcionar todos los medios de protección sanitaria necesaria (guantes, mascarillas, uniformes, equipos…), mandar a casa a los trabajadores y trabajadoras en situación de riesgo. Limpieza y desinfección continua de todas las herramientas de trabajo; test para detectar el coronavirus; descansar a compañeros que tienen familiares dependientes; imponer penas económicas muy severas para los empresarios que incumplan estas medidas.
  • Ningún despido o “descanso voluntario” al amparo del coronavirus. ¡No pagaremos su crisis con nuestros empleos! Ninguna reducción salarial, ningún derecho menos. Que la Secretaria de Trabajo establezca un servicio gratuito de asistencia legal para todas y todos los trabajadores que sí sirva, de cara a evitar el completo desamparo, como ya está ocurriendo, frente a las decisiones de la patronal y sus grandes bufetes de abogados ¡Que los empresarios pongan su parte de todos los beneficios acumulados estos años! ¡Que se devuelva el dinero de los rescates patronales y bancarios!
  • Aplicar el subsidio de desempleo a toda la población que lo necesite en base al salario mínimo fijado ¡Ningún trabajador sin sueldo!
  • Las empresas que aleguen no poder mantener esta responsabilidad con los trabajadores, deben hacer públicas sus cuentas y ceder sus instalaciones a la gestión del Estado y los trabajadores.
  • Precios bajos fijos de los productos de la canasta básica para la vida diaria de las familias trabajadoras y persecución contundente de la especulación. ¡Basta de que las grandes cadenas de supermercados y las multinacionales del sector alimentario se hagan ricos!
  • Asegurar los derechos laborales de todos los trabajadores, sindicalizados o no, otorgando permisos pagados a cabezas de familia o trabajadores con dependientes económicos, y asegurar que puedan trabajar desde casa mientras dure la pandemia.
  • Asegurar la libertad de expresión, la pandemia no puede significar un discurso de “unidad” hipócrita con los que pretenden explotarnos, aprovechándose de la contingencia para incrementar sus ganancias, los empresarios no son nuestros aliados, y debemos mantener nuestro derecho a movilizarnos y luchar por defender nuestros derechos aún, pese y sobre todo por la contingencia.
  • Suspensión temporal del pago de la renta, electricidad, agua, gas y servicios de telecomunicaciones para las familias trabajadoras que lo necesiten. Movilizar los recursos públicos para asegurar la alimentación y una vida digna para toda la población en riesgo: comedores públicos gratuitos, incremento drástico en la dotación material y humana de los servicios sociales.
  • Paquete de protección social que suspenda el pago de rentas, y de todos los servicios públicos, suspendiendo cortes de luz o agua para dar protección a más de 50% de la fuerza laboral que vive al día. Duplicar los refugios gratuitos y en buenas condiciones para mujeres y sus hijos víctimas de violencia.
  • Sindicalización democrática, combativa y con un programa de clase para todos los trabajadores. ¡Basta de charrismo sindical! Basta de convertir a los trabajadores en moneda de cambio para beneficio de unos pocos burócratas al frente de los sindicatos charros.
  • Derogación de todas las reformas estructurales, eliminar el outsourcing que vulnera entre otros, el derecho a la seguridad social de las y los trabajadores.
  • Créditos de vivienda y programas de empleo para romper la dependencia económica.
  • Licencias laborales con goce de sueldo para trabajadoras que sufran violencia doméstica.
  • Es fundamental para sortear la crisis sanitaria actual y las futuras, nacionalizar todo el sistema de salud, la banca, la industria farmacéutica y las empresas esenciales para poner los recursos gigantescos del sector financiero y estatal al servicio de las necesidades sanitarias y sociales de toda la población. Un derecho tan básico como la salud no puede ser negocio para nadie ni estar en manos de los intereses de unos pocos.

Manuel Raygoza, Luis Ángel Saenz, Minerva Mata, Perla Casanova (Jovanny), Cristina Cabrera y Dionicia Gaona son seis obreras y obreros que no han dejado de luchar por y para su clase. Este triunfo alienta a las y los miles de obreros que derrotaron a la patronal hace dos años, a continuar luchando, retomar aliento, confiar aún más en sus propias fuerzas y gritar con más fuerza: ¡Sí se puede!

¡Luchar, luchar hasta vencer, luchar hasta llevar los obreros al poder!


banner libres y combativas

banner libres y combativas

banner libres y combativas

banner revolutionary left

banner sindicato de estudiantes

banner 2032

banner revolucion rusa

Teoria Marxista

enlaceClasicos