El día 31 de agosto del año en curso, en la Escuela Nacional Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH), Plantel Vallejo, se llevó a cabo un paro activo por parte de los profesores, por la demanda de respetar sus derechos laborales como educadores.

Dichas demandas resultan razonables, ya que en primer lugar, reivindican su permanencia de empleo en sus respectivos centros de trabajo, sobre todo por parte de los maestros de asignatura que son contratados por hora y no por jornada laboral como un maestro de carrera. Ellos y ellas, en términos cualitativos, representan el motor de la UNAM y en términos cuantitativos, el 58% del total de profesores en la universidad.

En el caso del CCH, cuenta con una planta docente de 3500 maestros, de ellos 2700 son de asignatura y de esa parte 1500 son internos, es decir, contratándolos un semestre sí y el otro quién sabe. Este tipo de contratación trae horarios ruines, en donde a veces tienen que laborar todo el día en el plantel para dar en específico tres o cuatro asignaturas, cubriendo un total de 30 horas semanales por un sueldo desde hasta seis mil pesos mensuales. Un profesor con estos sueldos miserables y malos horarios jamás podrá preparar bien sus clases para grupos de hasta cincuenta alumnos.

Cabe añadir que las malas condiciones en las que desempeñan sus labores y en donde los alumnos se forman, no son de admirar, ya que no hay una modernización total de la infraestructura, y mucho menos, mejores instalaciones. En este sentido, apuntan que es una vergüenza que una universidad tan prestigiada, como lo es la UNAM, tenga estas condiciones.

Dicho lo anterior, y en resumidas cuentas, los profesores volvieron a tomar la iniciativa de movilizarse para hacerse escuchar y lograr dar una solución a una necesidad urgente. Desde el Sindicato de Estudiantes nos sumamos a esta lucha que nos parece fundamental, sin embargo, de forma fraterna y compañera consideramos que no están siguiendo la metodología más correcta y conveniente ya que, como en el paro anterior a éste, no lograron unir en acuerdo, coordinación y conciencia a la comunidad estudiantil, académica y trabajadora del CCH Vallejo.

Es necesaria la difusión de manera colectiva, amplia y fundamentada sobre sus demandas y el uso de la huelga como mecanismo legitimo de lucha de los trabajadores. De no hacer lo anterior será complicado que ganen el apoyo masivo de los alumnos y de los trabajadores del STUNAM, que más allá de palabras de solidaridad, se necesita que salgan junto con los profes a la lucha. El sacar de la cotidianidad a un sector de la población y mostrarle que algo va mal será complicado pero no imposible. Los alumnos deben apoyar porque la problemática los afecta también a ellos, comparten y entienden la situación y no porque no deseen clases.

Es por ello que en el Sindicato de Estudiantes, la lucha contra el desempleo, la exigencia de salarios dignos, mejores condiciones laborales y de vivienda o la erradicación de la opresión indígena, es una tarea que nos planteamos de gran importancia, de tal manera que intervenimos activamente en el movimiento obrero, juvenil, y en este caso, con los profesores.

Exigimos base inmediata de todos los profesores de asignatura e interinos, ¡no más profesores precarios! Exigimos salario mínimo de 16 mil pesos mensuales, salario estimado por la propia Universidad en base a un estudio de las necesidades básicas que requieren los trabajadores para una vida digna. Exigimos cursos de capacitación permanentes para el profesorado, dentro de su horario laboral, y financiados por la UNAM. Contratación inmediata de más docentes para acabar con la sobre población en las aulas y la deserción escolar. Exigimos ocupación de las plazas desocupadas y jubilación decorosa y digna a los 60 años de edad. Estamos en contra de toda aplicación de pruebas estandarizadas a nuestros profesores y alumnos con el objetivo de intimidar y presionar al profesorado para su permanencia en el trabajo y/o asignación de horas o asignaturas.

La defensa de una educación pública, crítica, humanista, científica, transformadora y decorosa pasa por la unidad, organización y la lucha de toda la comunidad educativa: trabajadores, profesores y estudiantes. Nuestro enemigo es el mismo y como un solo puño debemos enfrentarlo.

¡Base inmediata a nuestros profesores!

¡Por un paro de 24 horas de los profes de la UNAM!