La educación pública juega un papel fundamental en el desarrollo del pensamiento del ser humano, del progreso en las sociedades, pero al igual, al ser un factor importante, también es objetivo de fines lucrativos y especulativos que tienden a poner en peligro el acceso a esta, y en el peor de los casos, tienden a acabar con la educación gratuita.

La educación gratuita como todo derecho, al verse amenazada, se debe de defender con la organización y la lucha, y esto ha sido claro ejemplo en los movimientos estudiantiles en todo el mundo.

En América Latina, los movimientos estudiantiles en defensa de la educación pública han marcado la historia y lo están volviendo a hacer, ahora en concreto, las últimas movilizaciones en Chile han sido significativas e inspiradoras.

El movimiento estudiantil en Chile

El movimiento histórico ha sido marcado por las movilizaciones de los jóvenes chilenos en los años 90, después del año 2000 marcaron un parteaguas con el Mochilazo, en donde compañeros estudiantes de secundaria se organizaban en contra de la disminución de beneficios a la educación escolar y las tarifas de transporte subsidiado, siguiendo con las movilizaciones de 2006 con la revolución pingüina para la Gratuidad en la PSU, pase escolar gratuito, para derogar la LOCE, etc. En 2011 con el estudiantazo chileno y ahora con la declaración de 2018 y las movilizaciones de este año.

Ahora, la lucha sigue siendo por la gratuidad de la enseñanza, educación no sexista, un plan de salud mental en las instituciones de educación superior.

A lo largo de los años se ha venido desarrollando una lucha en contra del sistema educativo heredado desde el gobierno de Pinochet en la dictadura militar en los años de 80s’, en el cuál provee una amplia participación del sector privado respecto al Estado. El 25% del sistema educativo es financiado por el Estado mientras que el 75% por los estudiantes.

Aunque el sistema educativo chileno es considerado uno de los mejores según la OCDE es uno de los que tiene peores consecuencias, una de ellas es el excesivo endeudamiento de los estudiantes para costear su educación, siendo el segundo en este rubro después de Estados Unidos.

La ofensiva del gobierno

Como toda acción tiene una reacción, el  movimiento se juega ahora la articulación de fuerzas y confianza en los estudiantes nuevamente para hacer frente a las medidas del Gobierno de Piñera como Ley Aula segura en donde se criminaliza a los compañeros estudiantes, el Estatuto Laboral Juvenil, Admisión Justa, el adelanto de las vacaciones para desarticular el movimiento, así como la represión de las FFEE de Carabineros y el silencio de estos agravios por parte de los medios masivos de comunicación.

Movimiento feminista

Sabemos que este tipo de movilizaciones son originadas tanto por la crisis del sistema capitalista y la avaricia de los empresarios para especular con nuestros derechos y nuestras vidas, pero no debemos de olvidar que una de las expresiones más ruines de este sistema es el machismo y la misoginia, reflejada en las instituciones del gobierno con la insensibilidad hacia víctimas de violación y/o abuso o feminicidio, en las instituciones de educación siendo víctimas de acoso y en el peor de los casos siendo víctimas de violación por parte de los maestros, catedráticos, etc. En los centros de trabajo siendo víctimas de explotación laboral y/o discriminación.

La educación sexista muestra su reflejo en la sumisión de la esclavitud sexual hacia la mujer. En Chile hay poco más de 6 mil mujeres sexoservidoras (o incluso más, ya que este dato es de 2015) y un porcentaje son inmigrantes.

La tasa de feminicidios, aunque no es muy alta en datos oficiales, en los hechos refleja un alza en el país.

Las demandas del movimiento feminista son:

  • La eliminación del sexismo en la educación
  • Medidas contra académicos acusados de abuso sexual
  • Realización de cambios en las mallas curriculares
  • Capacitación sobre igualdad de genero

A lo que habría que sumar la eliminación de las condiciones que permiten la opresión y sobre explotación de la mujer, la desigualdad salarial, la moral hipócrita de la derecha, la propiedad privada de la economía, etc. El movimiento juega un papel fundamental para la reivindicación de los derechos de la mujer en todos los ámbitos y lograr una sociedad igualitaria en derechos.

La unión con los trabajadores

La privatización de la educación es una de las características del sistema capitalista neoliberal. En este contexto, se han unido al movimiento sectores con reivindicaciones sociales, ambientales, laborales, etc repudiando las políticas del gobierno de Piñera.

La Unión de los mineros de Chuquicamata, y Conveyor, y la Unión de los trabajadores puertarios de la V región de Ventanas muestra el avance del movimiento al ver como común enemigo el gobierno de piñera.

El movimiento unificado demanda el impulso de un paro nacional, en donde confluyan los sectores en lucha (Confech, CUT, ACES, CONES, educadores, mineros, secundarios y el pueblo) en un pliego petitorio común, el cumplimiento de los territorios docentes, el fin de Aula Segura, educación gratuita, democrática al servicio de las necesidades de la clase trabajadora, cese a la represión, y la nacionalización de la industria del cobre para el subsidio de la educación.

Su lucha es nuestra lucha

Sin duda alguna, el movimiento por la defensa de la educación pública se ha dado en varios países alrededor del mundo reflejando de distintas formas el hartazgo social, actualmente las luchas emblemáticas en Honduras en defensa de la salud y la educación contra la dictadura de JOH, son un ejemplo más, las huelgas y movilizaciones de rechazo hacia el gobierno del derechista de Bolsonaro en Brasil contra los recortes sociales y la Ley de pensiones es similar al rechazo hacia el gobierno de Piñera y la AFP.

Los movimientos estudiantiles en Argentina y en México por el alza al salario de los docentes, contra los recortes presupuestales y por nuestro derecho a manifestarnos libremente nos muestran que la lucha de los compañeros son por las mismas reivindicaciones y por ende son nuestra lucha.

Nuestra labor como izquierda revolucionaria anticapitalista es de romper y desmentir  el falso discurso del nacionalismo que sólo aísla y desarticula el movimiento mundial, debemos de denunciar que la raíz de los males sociales es el propio sistema neoliberal, que no es más que el imperialismo, que atenta contra nuestros derechos y nuestras vidas

Desde Izquierda Revolucionaria repudiamos las medidas represivas tomadas por el gobierno de Piñera en contra del movimiento estudiantil, apoyamos el impulso del paro nacional y la nacionalización de la industria para el subsidio de la educación, al igual que hacemos un llamado a organizarse bajo un programa socialista para el beneficio de la clase trabajadora.

No al lucro con la educación

No a la educación sexista y el machismo institucional

Viva la educación pública y gratuita

 


banner libres y combativas

banner revolutionary left

banner sindicato de estudiantes

banner 2032

banner revolucion rusa

Teoria Marxista

enlaceClasicos