Los estragos ocasionados por la crisis económica ocasionada por el capitalismo, impulsa ahora una lucha multitudinaria encabezada por jóvenes, hijos de trabajadores, que nos vemos imposibilitados para vivir mejor y satisfacer nuestras necesidades primarias, como la educación. Bajo las condiciones que establece este sistema capitalista, los gobiernos han aplicado recortes y reformas que van en contra del pueblo, a pesar que muchos de los gobernantes se comprometieron en sus respectivas campañas hacer lo contrario.

La batalla que estamos librando junto con nuestras madres, padres y maestros, por la educación pública, se presenta como un fantasma que recorre desde la Patagonia hasta los grandes lagos de Norteamérica, y penetra con fuerza mientras más duro se torna el ambiente de opresión hacia la juventud, que responde con una combatividad arraigada por mejores condiciones de estudio, ante la falta de oportunidades muchas veces sólo se pueden encontrar a través de un título o grado de estudio, pero incluso esto, no garantiza la obtención de un futuro próspero o mejor al que sus antecesores tienen o pudieron tener.

Históricamente la actividad política estudiantil, en busca de mejoras para la educación pública, tiene un amplio desarrollado y tradiciones en América Latina, siempre acompañada de docentes y obreros.

En lo que va de 2019, compañeros de diferentes países se han aglutinado y librado extensas jornadas de lucha por reivindicaciones educativas, tan sólo en nuestro país, hemos visualizado constantemente a docentes, padres, madres y trabajadores de la educación, en protesta contra los recortes y exigiendo condiciones dignas de estudio y trabajo.

Desde la Patagonia hasta los grandes lagos de Norteamérica

Iniciando por el extremo sur, en Argentina, se ha señalado por diversos medios que la educación es insostenible debido a la caída de un 8% en el presupuesto, por otro lado a las desigualdades socio-económicas que sobrepasan la inflación, impidiendo así el derecho al estudio a cientos de argentinos. La inseguridad también es una problemática cotidiana así como los salarios míseros que perjudica a los y las docentes posicionándolos por debajo de la línea de la pobreza que establece el Instituto Nacional de Estadística y Censos de la República Argentina (INDEC). Por ello y más, el pasado 7 y 8 de marzo se llevó a cabo un paro de 48 horas a nivel nacional, que además se adhirió al movimiento feminista; el resultado fue colosal.

Mientras que, en Brasil, la extrema derecha de Jair Bolsonaro dio un duro golpe al futuro del país tras anunciar el recorte de un 30% del presupuesto destinado a algunas universidades públicas y el congelamiento de 3000 becas designadas a la investigación. Esto no es más que una de las muchas artimañas con las que este presidente ha atacado directamente al pueblo en tan sólo menos de un año, ganando así los peores índices de aceptación. Teniendo las razones suficientes, alrededor de dos millones de personas, se concentraron el pasado 15 de mayo en protesta a los ataques a la educación pública. Sin embargo, éste sería el primer paso puesto que para el 14 de junio, se convocrá a una primera huelga general contra este gobierno reaccionario, demostrando las fuerzas y disposición de la clase obrera, hijos de obreros, campesinos pobres e indígenas para enfrentar la embestida de la burguesía y su gobierno.

Por su parte, el gobierno de Juan Orlando Hernández (JOH), a través de las fuerzas armadas ha reprimido con brutalidad a la insurrección de masas hondureñas que se contraponen a la privatización y desmantelación de los sistemas públicos de salud y educación, situando a Honduras en un punto crítico, que ha dado como resultado la oleada masiva de desplazados a México y EE.UU, así como del descontento del pueblo entero que hace tambalear a la burguesía internacional y sobre todo, al imperialismo yanqui. En junio del año en curso, personal médico, profesores, juventud y pueblo, han librado tenazmente una batalla decisiva por sacar a este gobierno proimperialista. El pasado 14 de junio, mediante el cuerpo militar, el gobierno, tomó las instalaciones de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), en un principio tomada por estudiantes y profesores; lamentablemente, el número de heridos y muertos es confuso, la cifra minoritaria es de 8 heridos, el número real se desconoce.

En otro contexto, en Costa Rica, mujeres estudiantes visibilizaron la problemática que comenzó con testimonios en redes titulada: “Me pasó en la UCR”. En éstas se denunciaron la violencia sexual que aqueja a cientos de estudiantes diariamente en las universidades públicas. Los testimonios cobraron polémica, tanto que incentivó la organización de jóvenes universitarias y universitarios declarándose este 27 de mayo en Estado de emergencia, puesto que dicha situación es insostenible, provocada por este sistema patriarcal, clasista, y explotador. Este  sistema debe y tiene que erradicarse sólo mediante la lucha y organización, la toma de conciencia colectiva y la protesta callejera. Fue así como colectivos feministas y alumnas de tres universidades: Universidad de Costa Rica (UCR), Universidad Nacional (UNA) y el Instituto Tecnológico de Costa Rica (TEC), conformaron una coalición para exigir tanto a las autoridades académicas como las del Estado costarricense, atender y comprometerse a dar prioridad a esta terrible situación que pone en riesgo la integridad física, psicológica y moral de las mujeres de este país, sumidas en una sociedad machista y opresora que fomenta el capitalismo. La llama feminista se extiende en toda América Latina y el mundo.

Por si fuera poco, Chile se ha sumado a esta lista de países armados de conciencia política y tradiciones muy combativas. Los jóvenes chilenos han marcado historia desde la dictadura de Pinochet, con sus movilizaciones en la década de los 90’s contra el modelo neoliberal y privatizador, hasta hoy día donde las protestas y organización no descansa. La OCDE ha señalado al sistema educativo chileno como uno de los mejores del mundo, en calidad educativa, más  no sé explica que también destaca por ser  el segundo -después de Estados Unidos- en el que los estudiantes se endeudan por costear su educación, convirtiéndose en uno de los sistemas educativos más injustos del mundo, debido a que los capitalistas encuentran perfecto lucrar con derechos humanos, como es la educación. Luego de que Sebastián Piñera, presidente de la nación, anunciara la reforma de leyes que Bachelet, la ex mandataria, había establecido para según resarcir los estragos de la dictadura de Pinochet, buscando la gratuidad para 257 000 estudiantes de escasos recursos, tales como la Ley de Inclusión que impide a miles hijos de trabajadores acceder a la escuela. Ante esto, las movilizaciones representadas por las y los estudiantes, a las que se suman sectores con reivindicaciones sociales, ambientales, laborales, y feministas, buscan el derecho universal y gratuidad de la enseñanzas, así como abolir el sexismo en las aulas educativas, similar al caso de Costa Rica. La ofensiva del gobierno, ha atentado contra la vida de los estudiantes lanzándoles chorros gruesos de agua, gas lacrimógeno, balas de gomo, golpes y detenciones.

Pese a la represión, no daremos vuelta atrás y tengan por seguro que saldremos a las calles todas las veces que sea necesario hasta desfallecer por lo que nos corresponde, sin lucro y sin intereses del capitalismo.

Educación digna para todas y todos

Desde el Sindicato de Estudiantes en México nos sumamos a esta gran batalla por la defensa de nuestro derecho a la educación y un empleo digno al finalizar nuestros estudios superiores. Manifestamos nuestro apoyo internacional e incondicional a nuestros hermanos latinoamericanos y norteamericanos en sus luchas por un futuro mejor y contra sus gobiernos reaccionarios, rechazamos los recortes y contrareformas impuestas tanto por los gobiernos reformistas y de ultra derecha que implantan un estado de vida miserable a la juventud, a las mujeres, a los trabajadores y demás sectores explotados afectados por este capitalismo depredador, nuestro peor mal.

En consonancia reforzamos la idea de la importancia de la unificación de los obreros y jóvenes nativos y extranjeros, nuestro enemigo es el mismo, así que nuestra batalla también. Esta guerra por la sobrevivencia, vida digna y futuro recorre el mundo entero, América arde y está esforzándose por parir otra sociedad, a los explotados nunca nos han regalado nada, la lucha ha conseguido lo poco o mucho que tenemos, sólo de ésta manera podremos asegurar un porvenir mejor para las próximas generaciones, ¡sólo con el socialismo es posible un mundo mejor!

 

¡Por la educación gratuita, crítica y colectiva, ni un paso atrás!

¡No más sexismo en nuestras escuelas!

¡Muera el mal gobierno de nuestros países!

 


banner libres y combativas

banner revolutionary left

banner sindicato de estudiantes

banner 2032

banner revolucion rusa

Teoria Marxista

enlaceClasicos