¡Si a la defensa de la educación laica!

Más de tres décadas de recortes salvajes impuestos por el PRIAN a las condiciones de vida de la clase trabajadora y del campesinado pobre, derivaron en niveles de pauperización social inéditos en la historia de México, producto del hecho de que por cientos de miles se vieron obligados a refugiarse en la criminalidad para ganarse la vida. Así, el narcotráfico, el secuestro, el robo, la extorción, el tráfico de personas, el fraude, el asesinato, el feminicidio, la violación, etcétera, se volvieron en importantes protagonistas en el día a día de la sociedad. Además todo ello coronado por la profunda descomposición y corrupción galopante del Estado.

Ante esa lacerante realidad, AMLO se ha fijado la tarea de transformarla teniendo como principal punto de apoyo una política social que está por encima de la impulsada en los últimos años por los gobiernos del PRI y del PAN, pero también apoyándose en lo que él llama la moralización de la sociedad. Y para éste último efecto, se apoyará sobre todo en la Cartilla Moral, que es una adaptación del documento escrito por Alfonso Reyes en 1944 a petición del entonces secretario de Educación Pública (SEP), Jaime Torres Bodet. 

Y si bien la Cartilla Moral, en palabras del especialista Carlos Sepúlveda, “tiene un sentido informativo que busca instruir a muchas personas en materias de civismo y de cultura”, por otro lado, es cierto que encierra elementos altamente conservadores y reaccionarios, tales como los asociados con la sexualidad: Según la cartilla moral, "El respeto a nuestro cuerpo nos enseña a ser limpios y moderados en los apetitos naturales", más adelante añade que "Cada uno de nosotros, aunque sea a solas y sin testigos, debe sentirse vigilado por el respeto moral y debe sentir vergüenza de violar este respeto". Además señala que el respeto por el bien es equiparable al respeto por “los 'mandamientos' de la religión”,  los cuales son “inapelables”.  

Además para la moralización del México, AMLO cuenta con otro recurso, pues la Secretaría de Gobernación analiza el enviar una iniciativa de ley que permita concesiones de TV y Radio pública para que las diferentes iglesias puedan difundir valores morales.

Si bien es cierto que la moralización de México propuesta por AMLO no se agota en lo anterior, es necesario destacar algunas contradicciones que las trabajadores simplemente debemos rechazar:  primera, el que los elementos de tipo religioso que se filtran de contrabando en la Cartilla Moral representan un atentado abierto al cárter laico del Estado; segunda, que esa moral, la religiosa, es esa misma moral hipócrita que no ha impedido que todos las iglesias estén plagadas de curas y ministros pederastas, y tercera, que la peligrosa rendija que se le abre ahora a la iglesia a la postre podría derivar en intentos abiertos de las diferentes cultos religiosos para influir en los contenidos de la educación pública.

La religiosidad infiltrada en la Cartilla Moral y el deseo público del actual gobierno por dotar  canales de TV y Radio a las diferentes iglesias, representa una abierta concesión de AMLO a la derecha y un pago de favores para las agrupaciones religiosas que se sumaron a su pasada campaña electoral, sin embargo, es necesario enfatizar que quienes lo llevaron al poder no fueron los ministros de culto o los sacerdotes, sino millones de trabajadores y campesinos pobres fastidiados de la política de explotación y miseria del PRIAN. Es por ello, que AMLO tiene que romper con las iglesias a la cuales no se les debe nada y poner un alto total a toda aquella medida que ponga en peligro el carácter laico de la educación y del Estado.


banner libres y combativas

banner revolutionary left

banner sindicato de estudiantes

banner 2032

banner revolucion rusa

Teoria Marxista

enlaceClasicos