Este 1º de agosto salieron a votar más de 6.6 millones de personas en la primera consulta nacional popular que se realiza en el país. El sí, representó el 97.7% de la votación, como era de esperar, la enorme mayoría está a favor de investigar y enjuiciar a funcionarios y políticos, entre ellos a expresidentes, involucrados en desaparición forzada, despojo, endeudamiento, desvío de recursos, asesinatos a activistas y periodistas y un sinfín de crímenes contra el pueblo.

Este resultado histórico lo conseguimos miles de militantes de izquierda, luchadores sociales, campesinos pobres, indígenas, obreros, jóvenes, mujeres trabajadoras, amas de casa, etc. que nos organizamos, movilizamos, manifestamos y llamamos a participar en la consulta, pese a las adversidades y abiertos boicots tanto del INE, la SCJN y partidos políticos.

No podemos tener ninguna confianza en las instituciones, el camino sigue siendo la lucha organizada

Esta consulta popular, ha demostrado los límites que tienen las instituciones del Estado para obtener justicia como para asegurar la participación democrática del pueblo trabajador y oprimido. La reducción de la cantidad de casillas a un tercio de las habituales, la inexistencia de casillas especiales, la cancelación de boletas desde medio día, la confusión causada por falta de casillas y redistribución de votantes, la ausencia de funcionarios de casilla, la tardía campaña del INE para promover la consulta, etcétera, evidenciaron la colusión entre los empresarios, la derecha y sus organismos como el INE en su máximo esplendor nuevamente, ahora en esta consulta.

El Instituto Electoral, la justicia capitalista y machista y los medios de comunicación, han demostrado una y otra vez estar del lado del opresor, lo vimos con el desafuero de AMLO en 2005, la falta de impartición de justicia en la que el 95% de las denuncias quedan impunes, el caso de feminicidas que siguen sueltos mientras se criminaliza a las mujeres que defienden sus derechos, las cárceles se llenan de luchadores sociales, pobres o indígenas que no pueden pagarse un abogado, en cambio, las grandes empresas transnacionales obtienen legalmente permisos para saquear y despojar a comunidades enteras de sus recursos.

Es fundamental tomar y controlar por parte de la clase trabajadora las instituciones del Estado para así depurarlos de los elementos podridos de los anteriores regímenes y convertirlas en instituciones al servicio de los oprimidos y sus necesidades. Pues mientras sigan al servicio del empresariado y sus lacayos, mientras no arrebatemos su control, la voluntad de la mayoría de las y los trabajadores será sepultada bajo miles de tretas legales e ilegales.

La baja participación no es por un fracaso de la consulta, lo que ha fracasado es la democracia del sistema

La baja participación tiene más explicaciones que la campaña de boicot del INE, también es producto de décadas de impunidad que generan desconfianza, totalmente justificada, hacia las instituciones de justicia, las instituciones capitalistas no incentivan la participación democrática sino que la entorpecen, inhiben y sabotean.

Lamentablemente, esta injusticia no ha terminado con el gobierno de AMLO, nuevos casos continúan alimentando el escepticismo entre la población, como el caso de Odebrecht, sobre el que aún no hay encarcelamientos de funcionarios de alto rango, sin mencionar el de Peña Nieto o Lozoya, el primero se encuentra en total libertad mientras que el otro se encuentra disfrutando del confinamiento en su rancho.

Otro ejemplo es la exoneración de Cienfuegos, sospechoso de vínculos con el narco y la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, sobre lo que tampoco hay resultados contundentes.

Necesitamos una dirección al nivel de la combatividad de las bases

Es innegable el sabotaje del INE a la consulta resultando en que incluso millones ni se enteraron de su realización, sin embargo, no podemos tapar el sol con un dedo, es necesario señalar que la dirección de Morena también tiene que asumir su responsabilidad, empezando por Mario Delgado, donde no hicieron nada o lo mínimo posible para que la consulta fuera un éxito.

Incluso AMLO metió elementos de confusión y contradictorios a su discurso de campaña al afirmar que votaría por el “No” por que “no quiere nada de venganzas”. Si hubo miles de volantes repartidos casa por casa, lonas colgadas, carteles pegados, mítines, perifoneo, asambleas y se logró movilizar a casi 8 millones de personas a las urnas no fue gracias a la dirección de Morena, sino a sus bases más militantes que con sus propios recursos no titubearon en sumarse a la campaña.

Pese a la dirección de Morena y a este tipo de declaraciones de AMLO, el ánimo de la campaña por la consulta fue ejemplar, pues miles de familias trabajadoras que sufrimos todas las vejaciones de los anteriores gobiernos tenemos claro que no se trata de venganza, sino de justicia.

De haber tenido por parte de AMLO y la dirección de Morena una actitud de arrojo similar a las bases de izquierda, sin generar confusiones, sino un llamado claro a votar por el sí y, más aún, comenzar con un proceso concreto de justicia en los casos ya abiertos, la respuesta sería de mayor confianza y seguridad en la participación, pero no fue así.

En los hechos la pregunta que sí estamos de acuerdo o no en juzgar a estos criminales ya la habíamos definido en 2018 donde más de 30 millones de oprimimos votamos por un cambio, porque no olvidamos que uno de los discursos más destacados de AMLO era enjuiciar a esa lacra asesina y corrupta.

La justicia no se consulta, se gana luchando

A lo largo de la campaña explicamos como la justicia, así como todos nuestros derechos no han sido obsequios de nadie, todos los hemos conseguido mediante la lucha organizada. La derecha y desafortunados elementos de izquierda alardeaban que la justicia no se consulta. Unos por interés en deslegitimar la consulta y otros por total desconexión con el sentir de los sectores más activos de la lucha que han retomado este mecanismo para seguir dando una batalla sin cuartel contra la derecha.

La consulta fue un grito de denuncia e indignación de sectores combativos, conscientes y golpeados por los gobiernos de la clase dominante, pero las cosas no han terminado con las votaciones. La organización construida durante esta jornada ha demostrado la fuerza del pueblo organizado, con esta fuerza podemos seguir ampliando la lucha para arrebatar justicia, asestar un golpe al sistema capitalista y conseguir que todos los criminales de cuello blanco paguen por sus delitos.

Además, tenemos la fuerza para constituir una izquierda revolucionaria, realmente a la altura de la base militante de Morena y todos los sectores organizados que participaron, que luche por una transformación fuera de los límites del capitalismo, que llame a las cosas por su nombre y confronte clara y abiertamente a la derecha, a sus políticos y sus empresarios, que le arrebate todos los privilegios conseguidos a costa del sudor de la mayoría del pueblo. Que arrebate el control que aún tienen de instituciones claves del Estado que siguen sirviendo a sus intereses.

Esta campaña efectivamente ha sido histórica, por el grado de movilización y organización que consiguió de muchos sectores populares que seguimos en pie de lucha por una verdadera transformación social, pese a la dirección política de Morena, los límites de la democracia burguesa y sus instituciones y una campaña rabiosa de la derecha con todos los recursos a su servicio.

Los resultados son una muestra estadística de que millones repudiamos lo que han sido las últimas décadas de gobiernos capitalistas y que exigimos no seguir ese camino.

Ya antes hemos hecho el llamado a trascender a la consulta y continuar luchando de manera organizada, sumando cada vez a más sectores. Tras los resultados necesitamos redoblar esfuerzos, conformar comités, círculos de discusión y mantener una actividad permanente en cada barrio, colonia, centro de trabajo y escolar, que nos permita construir una poderosa herramienta de lucha para enfrentar a nuestros enemigos de clase y sus instituciones. ¡La lucha sigue!

¡Ni perdón, ni olvido, castigo a los asesinos!


banner libres y combativas

banner libres y combativas

banner libres y combativas

banner revolutionary left

banner sindicato de estudiantes

banner 2032

banner revolucion rusa

Teoria Marxista

enlaceClasicos