El constante aumento del precio del gas LP llevó al gobierno a tomar la decisión de poner tope máximo, sin embargo, el chantaje de las gaseras no se hizo esperar y realizaron un paro técnico en agosto. Este chantaje empresarial no hizo desistir al gobierno sobre la regulación de los precios a lo que sumó la creación de la empresa estatal Gas Bienestar, para asegurar el abasto. Las empresas tuvieron que sentarse a negociar y levantar el paro. Sin embargo, estas medidas aún son insuficientes para solucionar el alza constante de los precios, dejando claro que la única manera de solucionar el problema es la expropiación y nacionalización sin indemnización de este combustible básico para las familias trabajadoras.

Pobreza para unos, beneficios millonarios para otros

Los efectos de la reforma energética que permitieron la liberalización de los precios del gas en 2017 para supuestamente animar la competencia y bajar los precios de los energéticos, ha quedado evidenciada como una total mentira. El precio del gas LP se ha incrementado a ritmo acelerado, actualmente es 47% más caro que entonces.

El aumento exagerado del precio final y la monopolización de la oferta ha permitido a unos pocos enriquecerse a costa de los sacrificios que tienen que hacer el 85% de las familias mexicanas que dependen de esta fuente de energía. Mientras que durante los últimos dos años, las gaseras han conseguido ganancias de hasta el 50% del precio final[1], las familias que dependen de este energético gastan casi 135 mil millones de pesos anuales, una cifra similar a lo que gastamos en la compra de carne, verduras, legumbres y huevo. Por si fuera poco, son cinco empresas las que concentran más del 50% de la distribución y por lo tanto estas ganancias descomunales, se trata de Grupo Express Nieto, a cargo de Sergio Nieto del Río; Gas Uribe, de Óscar Uribe; Grupo Tomza, propiedad de Tomás Zaragoza; Vela Gas, de Lázaro Bello, y Zeta Gas, dirigido por Miguel Zaragoza.[2]

Con el  tope máximo a los precios y el anuncio de . la creación del Gas Bienestar, una pequeña empresa estatal dependiente de PEMEX que distribuiría el gas a precios económicos en la CDMX, EdoMex e Hidalgo. Las empresas del gas protestaron, pero tuvieron que revirar e intentaron negociar, algunos grupos de contratistas incluso ofrecieron sus instalaciones para la nueva empresa del Estado y así salvar el pellejo e intentar mantenerse en el negocio en una especie de asociación público-privada.

Expropiar y nacionalizar

Pese a la importancia de la iniciativa del Gas Bienestar, las limitaciones son claras, primero por el alcance regional y en la cobertura que se ve reducida a algunas alcaldías de la CDMX, incluso si se cumpliera la perspectiva del gobierno de ampliarla hasta Hidalgo y el EdoMex, aún sería poco y dejaría a la mayoría de la población nacional todavía bajo el yugo de los monopolistas del gas.

Los gaseros lloran lágrimas de cocodrilo afirmando que su rentabilidad ha bajado con el control de precios, pero la realidad es que no solo no han reducido sus ganancias, sino que llevan décadas haciéndose millonarios a cambio de recrudecer la pobreza de la gran mayoría de la población. No sólo los márgenes de ganancia se han mantenido por encima del 50% en los últimos dos años[3], logrando ganancias de hasta nueve mil millones de pesos anuales, lo que alcanzaría para construir ocho hospitales con capacidad de 250 camas y con una extensión de 40 mil 200 metros cuadrados, según la comparación de El Heraldo[4]. Además, durante los meses de septiembre de 2018 a abril de 2019, pese a que los precios internacionales del gas bajaron, esto no se notó en el gasto de los hogares, que podría haberse reducido en un 40%, pero no ocurrió así porque los distribuidores mantuvieron los precios finales altos, aumentando su margen de ganancia en un 170%.

Hay una contradicción irresoluble entre los intereses privados de los empresarios del gas y el pueblo trabajador. Es indispensable expropiar a estos zánganos, sin indemnización, que ya bastante han chupado a costa nuestra.

La empresa estatal es un acierto, pero debe extenderse y superar en calidad y accesibilidad a las empresas privadas de manera urgente y la única forma de conseguirlo es mediante la expropiación y nacionalización sin indemnización de las gaseras privadas, también será esta la única manera de parar el chantaje y el lucro con un bien indispensable para la vida cotidiana de millones de familias, esta está la prioridad.

El gobierno debería reconocerlo este hecho y actuar en consecuencia, ningún interés privado debe estar por encima de las necesidades básicas de la población, ya han extraído riquezas millonarias por décadas de impunidad, corrupción y todo en complicidad con los anteriores gobiernos, es momento de poner un alto.

La puesta bajo control y beneficio de la clase trabajadora de la industria energética, no sólo detendría el robo “legal”, encubierto por el manejo de precios, además combatiría el robo ilegal y clandestino que es un cáncer que carcome a la industria. La mafia del huachicoleo gasero, controla una proporción escandalosa, de 20 estaciones irregulares por cada estación regular en operación, muchas de estas seguramente de la mano del crimen organizado y de los mismos empresarios que suelen contar, como en el caso de las gasolineras, con un giro legal y otro ilegal.

No más monopolio internacional del gas

El control de precios del gobierno, tuvo un efecto inmediato, revelando esta medida como indispensable para el corto plazo pero totalmente inútil a futuro. Durante los primeros 15 días de establecido el precio máximo al gas licuado, el precio se contrajo 15.06% en promedio, en algunas regiones superó el 20%, una gran ayuda para los bolsillos de las familias trabajadoras, sin embargo, esto solamente ha servido para una recarga que en términos reales no cambia de fondo la calidad de vida.

Han pasado apenas cuatro semanas y la cruda realidad de la dependencia hacia los energéticos a nivel internacional se ha impuesto, elevando nuevamente los precios. México importa el 70% del gas LP que consume, esto lo hace profundamente dependiente de la variación de precios a nivel internacional y las noticias no son buenas.

Los precios del gas se han mantenido altos en los últimos meses debido a la alta demanda Asía-Pacífica, básicamente de China, la OPEP firmó pactos para regularlos en julio, pero la dinámica caótica del capitalismo lleva a constantes subidas y bajadas de los precios de los combustibles. No puede una política tan limitada como el control de precios del gas en México imponerse sobre este caos internacional, la única manera es crear una empresa estatal, independiente de la dinámica capitalista internacional, bajo control de los trabajadores y con energías limpias, para satisfacer las necesidades no de los monopolios sino de la población.

Se calcula que presas de este incremento de precios internacionales hoy los precios han remontado en un 27% más que en septiembre de 2020 y en diciembre podrían alcanzar nuevamente las cotas máximas.

Basta de paliativos, medidas de corto alcance y permitir tanto chantaje, la prioridad debe ser asegurar un servicio básico como el gas al conjunto de las y los trabajadores, por encima de los intereses privados y las ganancias de unos pocos. Es necesario luchar por la nacionalización y expropiación de todo el sector energético, echar abajo toda la contrarreforma energética y poner estos servicios en beneficio de la población, nuestra mayor fuerza está en la movilización en las calles, es la única manera de confrontar las amenazas y chantajes de este sector y de presionar al gobierno para profundizar las medidas, de otra forma, lo que tendremos serán más parches que no sólo no resolverán los problemas de fondo, sino que permitirán a las empresas seguir enriqueciéndose y aumentar su control y poder sobre este sector estratégico.

¡Derogación inmediata y absoluta de la contrarreforma energética!

¡Nacionalización y expropiación sin indemnización ya y puesta bajo control obrero de la industria energética!

 

[1] https://www.eleconomista.com.mx/empresas/Empresas-de-gas-LP-han-conseguido-ganancias-de-hasta-50-del-precio-final-20210714-0020.html

[2] https://www.jornada.com.mx/notas/2021/08/09/economia/cinco-grupos-dominan-en-el-pais-la-distribucion-de-gas-lp/

[3] https://www.eleconomista.com.mx/empresas/Asi-se-ven-los-margenes-de-ganancia-de-los-distribuidores-de-gas-LP-20210727-0072.html

[4] https://heraldodemexico.com.mx/economia/2021/7/30/reforma-triplica-precio-del-gas-lp-logra-ganancias-de-hasta-mil-mdp-321086.html


banner libres y combativas

banner libres y combativas

banner libres y combativas

banner revolutionary left

banner sindicato de estudiantes

banner 2032

banner revolucion rusa

Teoria Marxista

enlaceClasicos