El viernes 27 de agosto integrantes de la sección 7 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación CNTE, pertenecientes al Estado de Chiapas, se manifestaron afuera de la séptima región militar en dónde López Obrador daría su rutinaria conferencia mañanera, como parte de una jornada de lucha por la derogación absoluta de la contrarreforma educativa y por tanto la reactivación de las mesas de dialogo con el Gobierno Federal.

Debido a la manifestación AMLO quedó varado, sin embargo, no dio respuesta a las peticiones de establecer una mesa de dialogo que exigían las y los profesores, por el contrario, la 4t ha comenzado una campaña de criminalización hacia el magisterio.

No, la Reforma Educativa no se ha derogado

Los tres días de manifestaciones en Chiapas demuestran un malestar profundo de amplios sectores del pueblo chiapaneco contra la política del Gobierno Federal y su solapamiento a Rutilio Escandón. La realidad es concreta, y para el magisterio es claro que la retrógrada contrarreforma educativa impulsada por Peña Nieto, así como el sistema de privatización y precarización de las pensiones y el desmantelamiento de la infraestructura educativa, siguen vigentes y avanzando.

Al contrario de lo que dice el Gobierno Federal, no se han solucionado demandas que son muy sentidas por la comunidad educativa: las UMAs siguen definiendo las pensiones, las Afores siguen privatizando las jubilaciones, el modelo pedagógico sigue indiferente a las necesidades particulares de cada localidad, la Unidad del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros USICAMM controlada por la burocracia y la corrupción sigue siendo una pesada loza sobre los procesos de selección que están totalmente descontextualizados y corrompidos, varios de los cesados por la represión peñista siguen sin ser reinstalados. 

Además, a este sin número de adversidades que ya venía enfrentando el magisterio, se suman los estragos de la pandemia. Sin haber resuelto siquiera los daños por los sismos de 2017 y en un abandono histórico y saqueo de las instalaciones educativas durante el confinamiento, se está presionando a regresar a clases en medio de la tercera ola de la pandemia covid-19 y a unos meses de que la vacuna Cansino reduzca sustancialmente su efectividad en los maestros y maestras.

Una cosa es lo que se dice y una muy distinta a lo que está pasando y se necesita realmente, como bien expresa Gamaliel Guzmán Cruz, dirigente de la CNTE en Michoacán: “Una cosa es el diálogo –afirma– y otra la solución a problemas y demandas. Hemos sostenido 18 reuniones con el Presidente y con funcionarios federales. En ellas se llega a acuerdos, pero los funcionarios no los cumplen. No atienden las indicaciones del mandatario. Muchos de ellos apagan sus celulares y no nos vuelven a atender. Todo permanece igual e incluso hay más complicaciones.”

Recursos para un regreso seguro sí hay, pero hay que expropiar

El plan de regreso a clases ha implicado una inversión en infraestructura que, si bien ningún gobierno ha realizado en el pasado, tampoco alcanza para combatir décadas de abandono, menos aún para enfrentar la pandemia. Desde el Gobierno Federal, el mensaje fue claro, se volvería a clases a como diera lugar, pero sin contemplar a fondo el estado de las escuelas que requieren un rescate mayor, el hacinamiento en el transporte público y el servicio de limpieza gubernamental que es insuficiente o tercerizado.  

Para conseguir una vuelta segura es fundamental contar con la infraestructura necesaria y para ello la inversión debe ser millonaria, ¿De dónde saldrán esos recursos sin confrontar a los monopolios, a la banca o a las empresas contratistas que cada año se hacen de millones a costa del presupuesto estatal?

AMLO se niega una y otra vez a confrontar a estos poderes, se niega a tocar la propiedad privada de estos gigantes empresariales que son unos auténticos zánganos del presupuesto público, por ejemplo, pese a la iniciativa de control de outsourcing, ésta finalmente ha sido tan descafeinada que ahora mismo es papel mojado para las empresas y aún para el gobierno que utiliza este sistema para la contratación, entre otros, de miles de trabajadores de limpieza.

En vez de enfrentar a estos magnates acaparadores y rentabilizar el presupuesto en beneficio de la educación, AMLO se vuelca contra la sección séptima de la CNTE, que se ha mantenido movilizada exigiendo que se cumpla con las expectativas por las que las y los trabajadores lo llevaron a la presidencia, apoyado en buena medida por miles de maestros de esta coordinadora, que por supuesto, no estaban dispuesto a entregar un cheque en blanco.

La disyuntiva de fondo es que sin expropiar a las grandes empresas y bancos que chupan los recursos que bien podría usar el Estado para mejorar las condiciones educativas y de salud, es imposible un regreso a clases seguro frente a la pandemia. Hasta ahora los maestros han denunciado que están volviendo a las escuelas con dos kilos de gel antibacterial y algunos insumos de limpieza, en muchas escuelas ni siquiera se ha asegurado la limpieza y sanitización de las aulas y la falta de agua sigue prevaleciendo. Recursos sí hay, el problema es su apropiación por unos cuantos y su distribución.

Sin pagos, sin seguridad y sin derogar la reforma educativa ¡No volvemos!

Por si fuera poco, el magisterio michoacano ha denunciado la falta de pago de ya 16 quincenas en el Estado, por lo que los profesores y profesoras se encuentran en paro.

El Gobierno Federal ha decidido, dar la espalda a las exigencias del magisterio y con ello poner en riesgo la salud de los niños y la vida de miles de familiares que aún no están del todo vacunados.

Tan verdad y legitima es la posición de la CNTE, que millones de padres han decidido no enviar a sus hijos a la escuela, pese a saber los costos anímicos y académicos que está teniendo para la niñez. Para muestra basta con acudir a una escuela y ver como la enorme mayoría de los estudiantes siguen en línea.

Es probable que muchos finalmente terminen asistiendo, pero no por voluntad, sino porque la opción en línea sin maestros suficientes crea una disparidad, aumenta el rezago y la desigualdad para los alumnos que no se presenten.

¡Basta de criminalización!

No conforme con evadir el dialogo con las y los maestros, AMLO y la dirección de Morena han lanzado una campaña de criminalización al más puro estilo derechista y conservador, acusando a la sección 7 de fraude, manipulación y de alianzas con la derecha.

Pero a AMLO, el Fisgón y todos los propagadores de esta idea falsa y criminal, se les olvida que la sección 7 se ha mantenido en lucha desde años atrás por un sinfín de demandas, una de ellas  la contrarreforma Peñista, también se les olvida, desconocen o lo ocultan conscientemente que las y los maestros han enfrentado hasta con su vida los gobiernos derechistas y represores de Manuel Velasco y ahora de Rutilio Escandón, un par de arribistas y oportunistas que han lanzado todas sus baterías contra el movimiento, apresando recientemente a 95 normalistas y reprimiendo al auténtico estilo priista cada manifestación. Las alianzas electorales y parlamentarias con el Partido Verde están nublando la realidad para AMLO o ¿valen más estos energúmenos como aliados que la clase trabajadora?

AMLO prefiere tomar como una ofensa las manifestaciones magisteriales, como una “humillación”, en lugar de enterarse y reflexionar sobre las demandas no resueltas en lo concreto en la vida de los maestros y maestras y el conjunto de la comunidad educativa. Piensa que él debe controlar al movimiento sindical y éste debe responder a él, sin embargo, es al contrario, es él quien tiene que ser controlado por el movimiento, como él mismo lo ha dicho en más de una ocasión: El pueblo quita y el pueblo pone, en dónde ha quedado el: “sin los trabajadores nada, con los trabajadores todo”.

La 4t acusa a la CNTE de vínculos con la derecha golpista, pero lo que realmente está pasando es que las alianzas con la derecha las hace y mantiene la 4t mediante sus vínculos con los ex priistas del gobierno de Chiapas y al mismo tiempo criminaliza a la izquierda que lucha (¡).

AMLO, al cerrar la puerta del dialogo a los maestros democráticos, menospreciando su lucha y sus demandas, exigiendo respeto y afirmando que no responderá a “chantajes”, provoca a perder una parte de la confianza del pueblo que lo apoyo en el pasado y con ello fortalece la campaña de la derecha.

Ante este escenario no tenemos otra vía, es indispensable que la comunidad educativa nos mantengamos firmes y en pie de lucha por nuestro derecho a un trabajo y educación dignos. AMLO debe rectificar y frenar la campaña de desprestigio contra las y los maestros y atender sus demandas, de lo contrario no abandonaremos la calle y la movilización ¡La lucha es el único camino!

¡Ni el FRENAAA, ni el presidente, detienen a la CNTE!

¡Escuela por escuela, zona por zona, el maestro exige a diario, democracia y más salario!


banner libres y combativas

banner libres y combativas

banner libres y combativas

banner revolutionary left

banner sindicato de estudiantes

banner 2032

banner revolucion rusa

Teoria Marxista

enlaceClasicos