La crisis de violencia por la que atraviesa la población en Chiapas

El día 16 de enero de este año ocurrió en el municipio de Chicomuselo, el Ejército y la Guardia Nacional intentaron entrar a la fuerza al ejido de Nueva América en el estado de Chiapas. Un testimonio cuenta que los militares aventaron piedras y gas lacrimógeno, actuando de manera violencia, mientras que los campesinos de la zona querían el diálogo y no querían una situación de violencia, algo que no se concretó e incluso el comandante que estuvo presente en la confrontación amenazó a algunos campesinos y hasta a uno le dijo que “lo tenían ubicado”.[i]

Esta confrontación provocó que hubieran heridos, se detuvieron a 2 personas (de las cuales actualmente se desconoce su paradero) y lo más grave es que la gente se retirara debido a las agresiones por parte de los militares.

Las familias han sido desplazadas y el principal motivo se debe a presiones de grupos del crimen organizado, en especial el Cártel Jalisco Nueva Generación y el Cártel de Sinaloa, y ahora por presiones del Ejército y la Guardia Nacional. Los últimos días en Chiapas han sido caóticos y violentos en varios municipios donde se corre el riesgo para la población como Chejel, Socotenango, Puerto Rico, Resplandor, Concordia y Chicomuselo.

Además de que los cárteles han amenazado a los pobladores no solo para retirarse, sino también para participar en sus acciones delictivas en disputa de los territorios para tener el control, poner retenes y utilizar a los civiles como carne de cañón. Dos casos fueron lamentables: uno en el municipio de la concordia donde en una gasolinera se encontró una hielera con 4 cabezas con mensajes amenazadores y el otro caso, en el puente de Berriozábal cerca de Tuxtla Gutiérrez apareció un colgado. Mientras tanto el Ejército no ha tenido acción directa contra el crimen organizado.

La crisis de inseguridad en la zona mantiene preocupada a la población chiapaneca. La población de los municipios mencionados tuvo que salir a pie ya que el transporte público lo controlan los cárteles, otros lograron obtener algún medio de transporte. Abandonaron su hogar, sus negocios, las casas vacías y los animales de la zona abandonados. Prácticamente zonas como Chejel se han convertido en pueblos fantasmas.

“¿No pasa nada?”

El Gobierno Federal ha mencionado que “la violencia en Chiapas y los homicidios han disminuido”, pero la población percibe que la violencia en las comunidades chiapanecas ha empeorado y la preocupación aumenta. A pesar de los datos oficiales, la realidad es que la gente no se atreve a denunciar por la corrupción de las autoridades locales y su posible alianza con el crimen organizado. Sin embargo, van más de 1500 familias desplazadas en enero de 2024 y no reconocidas como tal por el compromiso gubernamental que implica, así que son consideradas como personas en situación de vulnerabilidad y punto.

Los gobiernos estatales en Chiapas, anteriormente encabezado por Manuel Velasco y actualmente por Rutilio Escandón han dejado abandonados a las comunidades más vulnerables y siguen respaldados por el gobierno de la 4T, siendo unos oportunistas, aplicando las mismas políticas corruptas, de derecha y criminales, cómplices del avance de los cárteles CJNG y el de Sinaloa.

Es cuestionable que en el proyecto de la Cuarta Transformación se dé entrada a este tipo de impresentables, y parece que la situación seguirá igual. La actual candidata a la gobernatura de Chiapas Sasil de León, fue funcionaria del gobierno de Velasco, estuvo en el Partido Verde, en el partido conservador Encuentro Social y en 2023 se incorporó a Morena. Además de que en su momento se mostró cercana al intento de candidato independiente Eduardo Verástegui, un sujeto con ideologías fascistas y de ultra derecha, apoyando a una película que él dirigió con propaganda conservadora y provida en 2019.

Viendo que Morena podría ganar la gobernatura de Chiapas con esta candidata, todo indica que la situación para las comunidades desprotegidas y la escalada del narcotráfico continuará.

Al mismo tiempo, AMLO no ha perdido oportunidad para críticar y despreciar los esfuerzos de autoorganización de muchos pueblos que no han tenido otra alternativa que la autodefensa y en su lugar a mandado a la Guardia Nacional a mantener el orden, sin embargo, esta medida tiene su límite en el riesgo que implica de tener a los grupos armados en las calles y la corrupción que ya conocemos de las Fuerzas Armadas que además no han sido depuradas tras el gobierno de AMLO.

Con todo, los grupos armados lejos de replegarse van ganando terreno, mientras se frotan las manos con los megaproyectos como los trenes transistmico y “Maya”, que se podrían convertir en un instrumento para atraer mercado y traficar blancas y drogas, así como cada proyecto de industrialización y transporte, ha sido una fuente de oportunidades no solo para los empresarios sino tambien para estos delincuentes y lo seguira siendo mientras sigamos en este sistema.

¡La lucha sigue! Apoyemos la movilización y a las autodefensas

Viendo el contexto en Chiapas con esta situación de violencia promovido por los gobiernos estatal y locales, varios pobladores se han organizado en grupos de autodefensas, uno de ellos es el grupo del Machete que se han alzado en armas para defender a las comunidades y surgió de la reacción de la crisis de violencia y por las personas desplazadas.

También el EZLN (Ejército Zapatista de Liberación Nacional) se ha movilizado y denunciado la crisis en Chiapas, pero también han reducido sus bases y la situación los ha obligado a replegarse debido al avance del crimen organizado y debido a ello pidieron la intervención del gobierno federal y al no haber respuesta, han planteado modificar el manejo de la tierra a un control más colectivo.

La única salida es tomar el camino de la lucha organizada y de las autodefensas, en unidad con los zapatistas, normalistas, las poblaciones, los trabajadores y las comunidades más desprotegidas, organizar una respuesta masiva. Desde Izquierda Revolucionaria nos solidarizamos con las comunidades que están luchando e intentando sobrevivir a toda esta violencia y exigimos el alto al desplazamiento, la salida de las Fuerzas Armadas y el armamento masivo del pueblo para echar abajo al crimen organizado y al capitalismo.

¡La lucha sigue!

[i] “Chiapas: entre el infierno y el “aquí no pasa nada”, Rompeviento TV https://www.youtube.com/watch?v=q34U0H7ET_w


banner libres y combativas

banner libres y combativas

banner revolutionary left

banner sindicato de estudiantes

banner revolucion rusa